La Consejería de Fomento y Política Territorial comenzará en los próximos días los trabajos de la nueva fase de mejora de la travesía de Rincón de Soto en la carretera LR-495 con un presupuesto de 500.204 euros y un plazo de ejecución de seis meses.

 

El consejero de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas, ha presentado hoy el proyecto de esta obra cuyo objetivo es incrementar la seguridad vial y favorecer la convivencia entre el tráfico rodado y los peatones en el principal eje viario de la localidad, conformado por las avenidas Príncipe Felipe y Navarra, donde se concentra la actividad de los ciudadanos.

En este acto también han participado el alcalde de Rincón de Soto, Carlos Paúl, y el director general de Obras Públicas, Carlos Yécora.

La mejora de la travesía es una de las principales prioridades trasladadas por el Ayuntamiento de Rincón de Soto al Gobierno de La Rioja al comienzo de la legislatura. Esta actuación dará continuidad a la obra acometida en 2014, tras una inversión de 434.818 euros. Esta primera intervención afectó al tramo central de esta travesía -200 metros-, donde se encuentra el Ayuntamiento. En 2016 se renovó el firme en el tramo inicial de la travesía, a lo largo de más de 500 metros hasta el paso a nivel ferroviario. La inversión, en este caso, ascendió a 60.306 euros para mejorar el estado de conservación del principal acceso a la N-232.

Esta travesía, que se corresponde con el trazado de la antigua LR-115 a su paso por la localidad de La Rioja Baja tiene una función eminentemente urbana desde que entró en servicio la variante de Rincón de Soto.

Detalles de la obra

Esta nueva actuación afecta al tramo final de la travesía, con una longitud de 400 metros hasta el límite norte del núcleo urbano. El proyecto consiste en la renovación de los elementos de urbanización mediante la construcción de nuevas aceras de mayores dimensiones que las existentes, con una anchura mínima de 1,5 m, para facilitar el paso de los viandantes en estas calles tan concurridas, así como el acondicionamiento de plazas de aparcamiento en línea para los vehículos. La obra mejorará el drenaje con la instalación de un colector que canalizará las aguas pluviales y resolverá los problemas de encharcamiento que se registran en la actualidad.

La plataforma de la calzada dispondrá de una anchura uniforme de 6 metros para garantizar el paso simultáneo de dos vehículos que circulan en sentido contrario. Además se renovará el firme en este tramo de la travesía, que soporta una intensidad media diaria de cerca de 1.300 vehículos. Esta actuación se completará con la renovación del alumbrado público, mobiliario urbano, señalización y balizamiento y la instalación de reductores de velocidad.