El Colegios Oficial de Podólogos de La Rioja, con motivo del Día Mundial de la Diabetes que se celebra mañana 14 de noviembre,  anuncia que está trabajando con el Gobierno de La Rioja para que se cree una Unidad de Pie Diabético púbica, atendida por un equipo multidisciplinar en el que esté incluido el podólogo, “un especialista que se ha formado con fondos públicos en Universidades públicas españolas y cuyos conocimientos deben aprovecharse y redundar en la sanidad pública y en beneficio de la sociedad”, según el presidente del Colegio de Podólogos de La Rioja, Marcos Villares. 

 

Según los últimos datos disponibles, extraídos del III Plan de Salud de La Rioja 2015-2019, la tasa de amputaciones de miembros inferiores en pacientes diabéticos en La Rioja es de 2,25 por cada 1.000 pacientes, mientras que en España es de 2,9. El Plan de Salud incluye entre sus recomendaciones “favorecer la detección precoz del pie diabético con sistemas de alerta” y “elaborar un programa interdisciplinar de atención específica al pie diabético, en lo relativo a su prevención y manejo”.

El Colegio de Podólogos de La Rioja recuerda que el podólogo es el profesional sanitario con una formación y una visión integral del pie, y concretamente del pie diabético, por lo que tiene un papel fundamental en la prevención y el tratamiento del pie diabético, así como en la reducción de amputaciones derivadas de esta enfermedad.

El 84% de las amputaciones mayores en pacientes con diabetes mellitus se deben a una úlcera de pie diabético, tal como puso de manifiesto la doctora Beatriz Jiménez en el reciente Congreso Nacional de Podología celebrado en Salamanca al que asistió una numerosa delegación de podólogos riojanos. El 15% de los diabéticos desarrollarán una úlcera de pie diabético a lo largo de su vida, recordó Jiménez.

”Estas son unas cifras muy elevada para un país con los índices de desarrollo que tiene España”, según el presidente del Consejo General de Colegios  Oficialesde Podólogos, José García Mostazo, quien asegura que las Unidades de Pie Diabético reducirían el número de amputaciones, y el elevado coste económico y social que suponen estas intervenciones.

García Mostazo recuerda que en las Unidades de Pie Diabético que se están creando en algunas comunidades autónomas (Asturias, Madrid, Andalucía…) se está dejando fuera al podólogo, lo que considera “absurdo e incongruente, sobre todo cuando la OMS (Organización Mundial de la Salud) dice que un paciente diabético mayor de 45 años con un riesgo de padecer del pie de grado 1 tiene que ir al podólogo”.

El síndrome del pie diabético es una complicación crónica derivada de la diabetes cuyas consecuencias reducen considerablemente la calidad de vida de los pacientes. La diabetes constituye la primera causa de amputaciones no traumáticas de extremidades inferiores.

Entre las medidas preventivas que ayudarían a reducir las amputaciones por pie diabético se contemplan, además de los autocuidados del propio paciente y la detección precoz de las complicaciones, las revisiones periódicas con el podólogo, cuyo papel es imprescindible en las Unidades de Pie Diabético.

El Colegio de Podólogos de Extremadura ha iniciado también conversaciones con el consejero de Sanidad de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, para plantear esta demanda del colectivo, supeditada a que se haga efectiva la inclusión de la podología en la cartera básica de servicios del Sistema Nacional de Salud, la principal reivindicación de los podólogos, que será tratada en la Comisión Interterritorial de Sanidad, donde están representadas todas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad.

Pie de foto: Exploración para la detección de un pie diabético en una consulta privada de La Rioja (Foto: Carlos Bernabé)