La Consejería de Salud, a través de la unidad de Hipertensión dependiente de Nefrología, ha subrayado la importancia de controlar la presión arterial para minimizar uno de los factores de riesgo cardiovascular más predominante como es la hipertensión arterial. De esta forma, el Hospital San Pedro se ha sumado a la acción de tomar la tensión arterial a aquellos usuarios que se han acercado al punto informativo, que han visitado, también el subdirector adjunto del Área de Salud, Carlos Piserra, y la jefa de sección de Nefrología, Enma Huarte.

 

Se trata de una iniciativa de la Sociedad Internacional de Hipertensión y de la Liga Mundial de Hipertensión, que bajo el lema ‘Combatir la Hipertensión, la principal causa de muerte prevenible en el mundo’, quiere examinar durante el mes de mayo al mayor número de personas en todo el mundo que no han medido su presión arterial en el último año.

Piserra ha recordado que la presión arterial elevada y el consumo de tabaco se encuentran en los primeros lugares en relación a la mortalidad atribuible a los principales factores de riesgo en los países desarrollados “por eso es tan importante actuar sobre esos factores de riesgo que se pueden prevenir. Muchas personas desconocen que sufren hipertensión y solo empiezan un tratamiento tras sufrir un ataque al corazón o un accidente cardiovascular”.

Estrategia de Cronicidad de La Rioja

En la Estrategia de Cronicidad de La Rioja se mantiene un enfoque proactivo y preventivo de la enfermedad frente a una visión curativa. En esta estrategia se han priorizado 5 líneas: EPOC, Insuficiencia Cardiaca, Diabetes Mellitus, Hipertensión Arterial (HTA) y Enfermedad Renal Crónica. La prevención de muchas enfermedades crónicas está orientada a tratar y corregir factores de riesgo prevenibles y relacionados con malos hábitos y estilos de vida, mediante intervenciones de bajo coste, alto impacto y basadas en la evidencia científica.

La HTA constituye uno de los principales motivos de consulta médica en La Rioja, especialmente en el ámbito de la atención primaria de salud, “por tanto los profesionales de los centros de salud y consultorios se convierten en agentes clave para controlar y minimizar los factores de riesgo cardiovascular” ha señalado Piserra.

Por último, Piserra ha indicado que el riesgo de padecer hipertensión, diabetes y otros factores de riesgo vascular “se puede reducir o minimizar, con pautas sencillas como la disminución de la ingesta de sal, siguiendo una alimentación equilibrada, evitando el consumo de alcohol y de tabaco, haciendo actividad física regularmente y  manteniendo un peso saludable; es decir, tomando conciencia del beneficio de conductas saludables”.