El presidente del Gobierno riojano, José Ignacio Ceniceros, ha destacado hoy la gran importancia que tiene para La Rioja el convenio suscrito para poder aplicar el desvío obligatorio de vehículos pesados a la AP-68 desde la carretera N-232 “porque recoge medidas que buscan reducir la siniestralidad” en la carretera “con más tráfico y más peligrosa” de la comunidad. No obstante, ha recordado al ministro de Fomento: “hoy tomamos medidas excepcionales y puntuales, pero la solución definitiva pasa por la construcción de una doble vía gratuita en el Eje del Ebro a su paso por La Rioja”.

 

José Ignacio Ceniceros ha realizado estas declaraciones tras firmar con los ministros de Fomento, Íñigo de la Serna, y de Interior, Juan Ignacio Zoido, y el consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés, el convenio para aplicar la nueva bonificación en el precio del peaje para determinados vehículos pesados que tendrán obligación de desviarse a la autopista AP-68 desde la carretera N-232 en La Rioja.

Tras recordar que el tramo navarro de la N-232 está totalmente desdoblado y que en Zaragoza “están en obras sus dos tramos del Eje del Ebro”, ha indicado que hay “en tramitación” proyectos para desdoblar la N-232 en La Rioja que “siguen un largo proceso administrativo y legal”. Por ello, según ha explicado, es preciso que las Administraciones adopten medidas “con el fin de evitar los accidentes”, como este convenio para “sacar los grandes camiones de largo recorrido de la N-232 y llevarlos a la autopista AP-68”, que contribuirá a recudir el tráfico de mercancías y a aumentar la seguridad vial en dicha carretera nacional.

“Este convenio es consecuencia de la colaboración entre el Ministerio de Fomento y el Gobierno de La Rioja para hacer frente al clamor de la sociedad riojana”, ha declarado el presidente del Ejecutivo regional, quien ha destacado que la N-232 “presenta en algunos tramos más del 40% de vehículos pesados y una tasa de accidentalidad que nos está golpeando de manera intensa en los últimos años”.

Por otra parte, ha precisado que el Gobierno de La Rioja asume el 60% del coste de poner en marcha esta medida, “lo que supone un importante esfuerzo económico”, y ha solicitado al ministro de Fomento que el enlace de Lodosa en sentido Logroño se construya a lo largo de 2018.

Convenio

El convenio de colaboración firmado hoy por el Gobierno de La Rioja, los Ministerios de Fomento y del Interior, y Autopista Vasco Aragonesa (AVASA) contempla una bonificación del 75% en el precio del peaje a los transportistas que se vean obligados a circular por la AP-68 en La Rioja.

El acceso a la autopista se efectuará por los enlaces de Zambrana (Álava) y Tudela (Navarra), configurando un corredor de 155 kilómetros. Ambos accesos, mejor acondicionados para el transporte pesado, evitarán el paso de los camiones por el casco urbano de Haro y Alfaro.

El Gobierno de La Rioja y el Ministerio de Fomento sufragarán el 60% y el 40%, respectivamente, del coste de esta medida, estimado en un máximo de 1.356.000 euros al año.

Este convenio es una de las medidas incluidas en el Protocolo suscrito en mayo por ambas administraciones, que contempla el compromiso de completar la mitad del enlace pendiente en la salida 14 de la autopista hacia Lodosa, para facilitar la comunicación con Pradejón, El Villar de Arnedo y los municipios situados en el valle del Cidacos.

Otras bonificaciones

Esta nueva bonificación se suma a las que están en marcha y que se mantienen en vigor: gratuidad en el tramo entre Agoncillo y Cenicero; gratuidad en los recorridos ida y vuelta en el plazo de 24 horas (sólo para vehículos ligeros) y el descuento del 50% en los desplazamientos por La Rioja para todos los vehículos.

En conjunto, estas medidas suponen una inversión de 9 millones de euros al año, que atienden el Ministerio de Fomento y el Gobierno de La Rioja para favorecer que más de tres millones de desplazamiento en La Rioja se hagan por la AP-68, en vez de por la N-232, lo que contribuye a aumentar la seguridad y comodidad de los conductores. La nueva medida elevará a más de 10 millones de euros la factura de estas bonificaciones.