La Consejería de Salud ha puesto en marcha un año más el programa de Salud Bucodental con el reparto de neceseres a los escolares de Educación Primaria. La consejera de Salud, María Martín, acompañada por el director general de Salud Pública y Consumo, Juan Ramón Rábade, y por el subdirector general de Ordenación Educativa, Innovación y Atención a la Diversidad, Antonio Mendaza, ha participado en la entrega de neceseres a los alumnos de 1º de Educación Primaria, en el colegio Madre de Dios de Logroño.

 

Para Martín, se trata de una de las más importantes actuaciones de promoción de la salud en el ámbito escolar y familiar, “con importantes beneficios para la población más joven”.  Así lo confirman los datos del programa que reflejan una reducción en la prevalencia de caries de un 35% en los últimos diez años. De esta forma, si en los cursos 2007-2008 y 2008-2009 la prevalencia de caries afectaba al 43% del total de la población escolarizada, la evaluación del último curso, el 2016-2017, reduce esa cifra al 28%. Además se ha detectado que un 63% del alumnado de primaria y secundaria tiene buena higiene de la boca.

Martín ha incidido en que “sin duda los datos son excelentes y hay que seguir siendo insistentes con la población infantil, hacerles ver la importancia de cuidar su boca y sus dientes”. “Es clave para que tengan un buen estado de salud para prevenir en un porcentaje alto otro tipo de enfermedades” ha añadido.

‘Tus dientes están vivos, Cuídalos’

Para el curso escolar 2017-2018, la Dirección General de Salud Pública y Consumo ha elaborado material de higiene y educación sanitaria que sirve de apoyo al resto de actividades del programa. En concreto, se van a distribuir 19.700 neceseres, entre el alumnado de 1º a 6º de Educación Primaria, que incluyen: dos cepillos de dientes; un tubo de pasta dentífrica fluorada; un vaso y solución de flúor para enjuague bucal; un reloj de arena de dos minutos (tiempo recomendado para el cepillado de la boca); díptico con información del uso y pasatiempos adaptados a la edad junto a un lápiz de color para realizarlos y una seda dental con soporte para la higiene interdental.

Asimismo, los neceseres disponen de un espacio para anotar el nombre y el curso, y en su superficie está también impresa la imagen de la campaña y el lema ‘Tus dientes están vivos, Cuídalos’ y un refuerzo al consumo de fruta y verdura. En el reverso se puede leer la técnica del cepillado junto a varias imágenes de niños y niñas, que reflejan la multiculturalidad de los colegios y promueven su participación activa en la actividad. Además, hay una leyenda para concienciar sobre el cuidado y respeto que hay que tener al medio ambiente en lo que respecta al uso racional de los recursos, en concreto, al agua como un bien escaso que nos da la naturaleza y que hay que  cerrar el grifo para no dejarla correr durante el cepillado de los dientes.

Características del Programa

Los centros de enseñanza son escenarios que permiten integrar actividades de educación sanitaria, de prevención y tratamiento de la patología bucal y a su vez reducir desigualdades en salud, porque abarca a los distintos grupos sociales. El Programa persigue disminuir el impacto de las enfermedades bucodentales mediante la intervención sobre los factores que las producen: higiene, alimentación, aporte de flúor y revisiones periódicas de la boca.

A lo largo del curso escolar se llevan a cabo otras intervenciones de educación sanitaria, inculcar el hábito de la higiene bucal, y exploraciones a los niños de 1º, 3º y 5º de Primaria y 1º y 3º de ESO.  Las alteraciones encontradas en las exploraciones (un 29% presenta caries), son tratadas de manera gratuita por las unidades de salud bucodental en los Centros de Atención Primaria.

Las unidades están ubicadas en los centros de salud de Cascajos; Siete Infantes de Lara; Espartero; Cervera; Calahorra; Alfaro; Arnedo; Haro y Santo Domingo

Buenos hábitos, buena boca

La falta o mala higiene de la boca es causa directa de la producción de caries y de las enfermedades periodontales. Con un buen cepillado de boca con pasta fluorada después de cada comida (muy importante antes de acostarse), y disminuir el consumo de alimentos ricos en azúcares (bebidas azucaradas, golosinas, zumos industriales, golosinas, bollería, cereales y galletas industriales, helados, refrescos, alimentos procesados, etc.) es suficiente para reducir, considerablemente, la prevalencia de las enfermedades de la boca.

Para reforzar la resistencia del diente las organizaciones internacionales recomiendan aporte de flúor en cualquiera de sus presentaciones, por ello es necesario utilizar pasta de dientes fluorada.