Ayer lunes 6 de noviembre fallecía, a los 83 años de edad, el sacerdote Felipe Abad León, cronista oficial de La Rioja y académico correspondiente de las Reales Academias de la Historia y Española, un referente en la historia de nuestra región a través de su amplia y dilatada trayectoria personal y profesional.

 

Nacido en Arnedo en el año 1934 en la calle Pintor, la cual lleva su nombre desde 1994, fue monaguillo en Santo Tomás y Las Clarisas, comenzando sus estudios en el seminario de Logroño y continuándolos en Comillas, donde se ordenó sacerdote en marzo de 1959, año en el que fue nombrado párroco en el alto Cidacos, tierra de Yanguas. También realizó estudios de Derecho Canónico en Madrid y al volver permaneció un año como coadjutor en Santa María de Palacio de Logroño.

Fue nombrado cronista Oficial de La Rioja, académico de la Real Academia de la Historia y de la Academia de la Lengua. Ha sido Canónigo de la Catedral de Calahorra, perteneció al Consejo Presbiteral del Obispado y fue subdirector del Hogar Sacerdotal de Logroño.

A lo largo de sus 83 años Felipe Abad ha tomado parte en numerosas publicaciones, individuales y colectivas, además de artículos en revistas, destacando las referentes a la historia de su Arnedo natal, entre ellas ’25 arnedanos universales. El río Orenzana y su término’, ‘Radiografía de Arnedo en el siglo XVIII – Catastro del Marqués de la Ensenada’,’25 temas de Arnedo: a la sombra de su viejo castillo’ o ‘La ruta del Cidacos. Puentes de la región’.

Descanse en paz don Felipe Abad León.