El Gobierno de La Rioja se ha sumado a las iniciativas y actividades que lleva a cabo la Asociacion para la Preservación de la Memoria Histórica en La Rioja ‘La Barranca’ para impulsar diferentes acciones de divulgación de la memoria histórica y democrática, mediante un convenio que han firmado esta mañana la consejera de Presidencia, Relaciones Institucionales y Acción Exterior, Begoña Martínez Arregui y el presidente de la asociación, Ricardo Blanco.

 

Este convenio de colaboración permitirá respaldar la oferta cultural de este colectivo y apoyar las labores de investigación y de identificación de restos que La Barranca lleva a cabo. El objetivo final de este convenio, que cuenta con una aportación del Gobierno riojano de 6.000 euros, es promover los derechos a la verdad, la justicia y generar garantías de no repetición, tal y como se recoge en el Plan de Acción de Memoria Histórica 2018-2019 aprobado recientemente por el Consejo Asesor de Memoria Histórica.

Entre las actividades previstas, destaca el Curso de Verano de la Universidad de La Rioja (UR) sobre Memoria Histórica que se programará por segundo año consecutivo tras el éxito de la primera edición que tuvo lugar el pasado verano y que permitió que 80 personas se formaran en materia de memoria histórica y democrática.

Además, mediante este acuerdo entre el Gobierno y la única asociación regional dedicada a la preservación de la memoria histórica, se respaldarán diferentes estudios genéticos para la identificación de restos aparecidos en la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Plan bienal de Memoria Histórica

El Plan de Acción de Memoria Histórica establece las prioridades y recoge las actividades orientadas a promover los derechos a la verdad, la reparación y a establecer garantías de no repetición previstas para el periodo 2018-2019.

Este documento fue aprobado por el Consejo Asesor de Memoria Histórica en La Rioja, órgano colegiado de carácter consultivo para el asesoramiento, información, debate, estudio, defensa y promoción de los derechos humanos en torno a la recuperación de la memoria histórica y el reconocimiento institucional y social de las personas desaparecidas en La Rioja durante la Guerra Civil y la postguerra.