El Alcalde de Arnedo, Javier García, acompañado por el concejal de Obras y Urbanismo, José Luis Rubio, y los miembros de la empresa  Globartia, Carlos López y Carlos Corres, han presentado la última gigantografía de las realizadas en este 2017, dentro del programa de embellecimiento del Casco Antiguo a través de pinturas murales que se ha venido realizando a lo largo de todo el ejercicio.

 

El último de estos trabajos, tras los realizados con las dos realizadas en el entorno de San Cosme y San Damián y la calle Preciados,  y la realizada en la calle Cilla junto a la Casa de Cultura, se sitúa en la confluencia de la calle Escuelas con General Ruiz, en la conocida como “Plaza de la Leña”.

El Alcalde ha querido agradecer el buen hacer de estos artistas riojanos, así como del concejal de Obras, responsable de coordinar los trabajos. Se trata, ha dicho, de la recuperación de un gran espacio que era foco de suciedad, y que en este momento se ha convertido en un aparcamiento que da amplitud a la calle y que es un punto de referencia con la creación del mural que lo decora.

En cuanto a los elementos representados en esta obra, los artistas han hablado de la importancia de que este tipo de pinturas tengan algo nuevo que ofrecer cada vez que sean vistas, motivo por el que se han introducido pequeños detalles y elementos que permiten que se hable de la misma.

Entre los elementos que más llaman la atención se encuentra la que posiblemente sea la Gioconda más grande del mundo, con unos  4,5 metros de alto, que busca hacer más internacional una gigantografía que es netamente local, buscando que el turista encuentre un elemento fácilmente reconocible, y que comparte espacio con otras obras de arte arnedanas.

Dentro de las denominadas “historias de Arnedo”, podemos ver en los marcos, que presentan distintos diseños imágenes del Robo de los Santos, las cuevas de los Cien Pilares, una panorámica general de Arnedo, la llegada del tren a la Estación, la peña Logroño o los alpargateros, germen de la industria del calzado. Otras referencias incluyen el mapa de las 26 provincias árabes, en donde Arnedo era una de las mismas.

En homenaje más directo al propio lugar en donde se sitúa el mural, los hombres y los niños acuden al campo con los animales, los niños acuden a las antiguas escuelas, un símbolo recuerda que estamos en la plaza de la Leña, o el disco de Miopia recuerda su canción “Yasa 22”.

Otros elementos como el ciervo con formas geométricas que rememora la tradición de la caza que se practica en Arnedo y que recuerda también al mural situado frente a San Cosme, así como también lo hacen los pájaros que encontramos en la estantería.  Sobre ella, algunos elementos unidos a Arnedo, como la Virgen de Vico, el  Zapato de Oro, un porrón de vino o unos fardelejos. También un manillar de bicicleta, a modo de cuernos, pretende rendir homenaje al ciclismo y la tauromaquia.

El reloj del antiguo Ayuntamiento corona el mural de 15 metros de altura, en el que también hay un sitio para las peñas de la ciudad, el “único cuadro que no está recto, porque las peñas se mueven”, todo ello, en un antiguo papel de pared de salón en donde se agolpan todos estos recuerdos e historias de Arnedo.