El Partido Socialista ha remitido una nota de prensa para dar a conocer que ‘el centro de la Dirección General de Tráfico de Calahorra ya no realiza exámenes teóricos de tráfico’, un hecho que ha generado que ‘los aspirantes de la Rioja Baja y Ribera de Navarra que se examinaban hasta ahora en Calahorra han de desplazarse a Logroño para la realización de exámenes teóricos de tráfico”.

 

Los socialistas recuerdan cómo en el verano de 2017 la huelga de examinadores de tráfico obligó a que cientos de aspirantes de la Rioja Baja y Ribera de Navarra que habitualmente realizaban los exámenes en Calahorra tuvieran que desplazarse a Logroño para el examen teórico.

Desde el PSOE se asegura que esta circunstancia que en principio parecía temporal tiene visos de convertirse en definitiva con la aquiescencia del Gobierno de la Comunidad Autónoma y del Alcalde de Calahorra que acatan la decisión tomada por la DGT.

Los socialistas exigen al Partido Popular, en su calidad de partido de gobierno en Calahorra, La Rioja y España que no de la espalda en nuestra ciudad y ponga los medios necesarios para que, cuanto antes, el centro de la DGT de Calahorra vuelva a realizar los test teóricos de tráfico.

Asimismo la nota de prensa de los socialistas recuerda cómo hasta el verano en Calahorra, ante la falta de equipos informáticos se realizaban los test en papel, considerando fundamental que se dote al centro de Calahorra de equipos informáticos que posibiliten la realización de test informáticos y no en papel. Esta medida que no supondría una gran inversión permitiría el mantenimiento del centro de Calahorra.

Desde el PSOE exigen una mayor implicación del Gobierno de España con la Rioja Baja parando la sangría de servicios públicos a los que somete a sus ciudadanos con el beneplácito del Gobierno Regional y Local. El Grupo Socialista trasladará este problema concreto a las instituciones para buscar una solución que impida este nuevo recorte a los servicios que Calahorra ofrece para toda la Rioja Baja.

Desde el PSOE se incide en que “hemos de tener presente que no se trata sólo de una cuestión que afecte a las cerca de mil personas que se examinan cada año en Calahorra sino que nos afecta como núcleo de atracción desplazándonos de esa importante posición. Disminuir los flujos de población de las localidades del entorno, tanto riojanas como navarras repercute en la pujanza de Calahorra, especialmente en el sector de los servicios”.