Profesionales del SOS-Rioja, la Dirección General de Calidad Ambiental y Agua, Protección Civil, Delegación del Gobierno, y la Confederación Hidrográfica del Ebro, han mantenido esta mañana una reunión de trabajo para analizar la situación ante la previsible crecida del río Ebro a su paso por la localidad de Alfaro. En concreto, se prevé que el río alcance su punta de crecida máxima (2.700 m3/s) esta madrugada.

 

Entre las consecuencias de esta crecida se encuentra un posible corte del suministro eléctrico al bombeo de agua potable, dado que la captación de Alfaro está ubicada en el Soto del Estajao y a primera hora del día se han detectado erosiones en uno de los lados del mazón de defensa.

Por ello, el Gobierno de La Rioja ya se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de Alfaro para que comunique a sus más de 9.500 vecinos que almacenen agua potable ante el riesgo de corte del suministro.

Actualmente no es posible efectuar ningún trabajo de consolidación hasta que el rio no recobre su caudal habitual, por lo que se ha previsto utilizar un grupo electrógeno para ampliar temporalmente la funcionabilidad de la instalación. Asimismo, se ha valorado el abastecimiento de agua para el municipio a través de cisternas de agua potable.