El director del Área de Salud de La Rioja, José Miguel Acítores, acompañado por la directora de Atención Primaria y del 061, Yolanda Montenegro, se ha reunido esta tarde con los alcaldes de la comarca de Arnedo para hacer un balance de las prestaciones asistenciales del centro de salud de dicha localidad.

 

En primer lugar, han recordado que se trata de un centro que presta servicio a una población de 18.031 TIS (Tarjetas Individuales Sanitarias) y cuenta con la siguiente cartera de servicios: Medicina familiar y comunitaria, enfermería, extracciones de sangre, matrona, ginecología, odontología, radiología, salud mental, fisioterapia, reumatología,  rehabilitación, trabajadora social y urgencias (24 horas).

En cuanto al número medio tarjetas sanitarias asignadas a cada profesional en la zona de salud de Arnedo, en el caso de adultos, la media de pacientes es de 1.304 TIS y, en el caso de los niños, asciende a 1.187 TIS. Actualmente, la población infantil está atendida por dos profesionales, lo que permite mantener un ratio de niños por profesional similar al que se registra en otros centros de salud de La Rioja con población equivalente.

En este sentido, Acitores ha destacado que “en cualquier caso, la zona de salud de Arnedo tiene vacante una tercera plaza para atención pediátrica, plaza que nunca se ha pensado amortizar y que, por supuesto, se ocupará cuando el número de niños a atender aumente lo que justificará la incorporación de un nuevo profesional”.

Asimismo, Acitores ha recordado que el Centro de Salud de Arnedo fue el pionero en la zona de Rioja Baja en iniciar encuentros entre médicos de familia y  especialistas de la Fundación Hospital Calahorra para actualizar los criterios de derivación a atención especializada para determinadas patologías prevalentes.

El objetivo de esta iniciativa es fomentar la comunicación e interrelación primaria/especializada con la intención de ofrecer un circuito de continuidad asistencial al paciente, de forma que los médicos compartan criterios uniformes, basados en las revisiones de las guías de práctica clínica, para derivar al especialista y realizar el seguimiento del paciente.