Con el objetivo de mejorar la circulación, la movilidad y la fluidez del tráfico rodado en la calle Río Oja del sector B-5 se eliminan los estacionamientos en ambos lados de la calle a partir del próximo lunes 29 de mayo. Concretamente, en el tramo de esta vía pública comprendido entre inicio de la misma y la intersección con la calle San Millán y la calle Río Iregua.

 

Se trata de un espacio de ochenta metros de longitud donde la anchura de la calzada es de seis metros con setenta metros aproximadamente.

Hasta ahora el estacionamiento de vehículos en este tramo de la calle Río Oja se regula por quincenas, los primeros quince días del mes se permite aparcar en un lado de la calle y del 16 al 31 en el otro lado.

Al estacionar los vehículos en este tramo de la calle ocupan dos con veinte metros dejando una calzada de cuatro con cincuenta metros o dos carrilles de dos con veinticinco metros, inferior a la que se estima para las calles del casco urbano en la que la velocidad permitida es de cuarenta kilómetros por hora, que tiene que ser mínimo de tres metros.

Por lo que desde la Concejalía de Tráfico se ha adoptado esta nueva medida con el interés de aumentar la seguridad vial en la calle Río Oja y mejorar la circulación.