La delegada del Gobierno en La Rioja, María Marrodán, y la jefa provincial de Tráfico, Beatriz Zúñiga, han presentado esta mañana el balance de accidentalidad vial 2020 en La Rioja.


En concreto, el año pasado se produjeron 456 accidentes con víctimas, que conllevaron 15 fallecimientos, 61 heridos graves y 498 heridos leves. En 2019, hubo 589 accidentes con víctimas, con 18 víctimas mortales, 61 heridos graves y 690 heridos leves.
Pese al descenso de siniestralidad recogido por las estadísticas, Marrodán ha incidido en que “los datos de fallecidos en accidentes de tráfico nunca son buenos porque detrás de cada víctima siempre hay un drama que cambia la vida de las personas y de sus allegados”.
Además, ha lamentado que “las cifras en nuestra comunidad son inaceptables porque los fallecimientos y heridos graves en las carreteras riojanas durante el año pasado son en su mayoría por causas evitables”. De esta forma, ha concretado que las causas principales de los accidentes son la distracción al volante, somnolencia, maniobras antirreglamentarias y velocidad inadecuada. Ponerse el cinturón de seguridad, tanto el conductor como los pasajeros, es una de las responsabilidades que no se han asumido en los accidentes de 2020.
Por ello, Marrodán ha insistido en que reducir la siniestralidad en las carreteras es una labor que incumbe a todos, tanto a las administraciones y personal de las mismas, quienes trabajamos con medidas para mejorar la seguridad vial y asumen que es su obligación lograr que no se produzcan accidentes, como de la sociedad en general, para que cada persona acepte su responsabilidad al volante.
La delegada ha recalcado que este balance de la accidentalidad en las carreteras riojanas no se limita a informar de cifras. “La finalidad va más allá y el objetivo es concienciar a la ciudadanía de que en la mayoría de ocasiones, el factor humano es fundamental y se pueden evitar los accidentes”, ha añadido.
Por otro lado, ha recordado los próximos retos a los que se enfrenta el Gobierno de España para conseguir reducir la siniestralidad vial en la próxima década. Los principales son:
• Con motivo de la entrada en vigor de la aplicación de los 30km/h en las vías de un único carril por sentido en las ciudades el próximo 11 de mayo, la DGT ha elaborado un documento con recomendaciones para los ayuntamientos, que da también respuesta a las dudas y casos que las administraciones locales han ido planteando al respecto.
• Creación de un grupo de trabajo con los principales ayuntamientos para debatir sobre la ordenación y disciplina de los vehículos de movilidad personal en las ciudades, en base a la experiencia acumulada. Desde el 2 de enero, estos vehículos son catalogados como vehículos y sus conductores están obligados a cumplir las normas como el resto de conductores. En este grupo de trabajo se debatirán cuestiones tales como uso o no del casco, chaleco reflectante, edad mínima para conducir…
• Continuar la tramitación del anteproyecto de reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial.
• Próxima aprobación del Reglamento de Vehículos de Auxilio en Carretera, reivindicación histórica del sector que mejorará sustancialmente las condiciones de seguridad en las que prestan servicio.
• Aprobación de la señal luminosa V-16 como alternativa y posterior sustitución de los triángulos de señalización de peligro que hay que utilizar cuando tenemos alguna incidencia en la carretera. Esta señal trata de evitar el riesgo de atropello que supone bajar del vehículo para la colocación del triángulo.
• Reforma del Reglamento de Circulación para la protección de los usuarios vulnerables. Frente a la tendencia del aumento de los fallecidos vulnerables, su protección es una prioridad en la política de seguridad vial.
• Elaboración de la Estrategia Española de Seguridad Vial 2021-2030 que irá alineada con la Agenda 2030, con las directrices de la Unión Europea y con los acuerdos de la Cumbre Mundial de la Seguridad Vial
• La apuesta del Gobierno por una movilidad segura, limpia y conectada a través de la Estrategia Nacional de Movilidad Sostenible y de la Ley de Movilidad Sostenible ha de suponer una significativa ayuda para la seguridad vial.


RADIOGRAFÍA DE LA ACCIDENTALIDAD DE 2020
En cuanto a las cifras concretas de accidentalidad correspondientes a 2020, la jefa provincial de Tráfico en La Rioja, Beatriz Zúñiga, ha explicado que los datos presentados este lunes son provisionales y referidos solo a los accidentes con víctimas, incluidos los mortales, registrados hasta las 24 horas posteriores a producirse el accidente. Las cifras definitivas ya consolidadas, que incluirán las victimas a 30 días de accidentes ocurridos en vías urbanas e interurbanas, permitirán tener la radiografía completa de la siniestralidad vial en nuestra comunidad.
Según el análisis de los datos recopilados del año pasado, Zuñiga ha especificado que el accidente tipo y perfil del accidentado es: “En una carretera convencional, de titularidad autonómica, una salida de vía, por distracción o somnolencia, de un turismo, de entre 15 y 20 años de antigüedad, conducido por un hombre de entre 20 y 29 años, un sábado, entre las 12 y las 18 horas, resultando como víctima tipo un hombre de entre 20 y 29 años”.
El año pasado, La Rioja registró 15 víctimas mortales en vías interurbanas y ninguna en urbanas, mientras que en 2019, 16 fallecimientos derivaron de accidentes en interurbanas y 2 en urbanas.

Según el tipo de vía interurbana en el que se produjeron los 215 accidentes con víctimas en 2020, Zuñiga ha detallado que 175 (81,4 %) tuvieron lugar en carreteras convencionales, resultando un total de 225 víctimas (12 mortales, 35 heridos graves y 178 heridos leves). Además, 26 accidentes con víctimas (12,1 %) fueron en autopista o autovía, con tres víctimas mortales, 4 heridos graves y 36 heridos leves. El resto, 14 accidentes con víctimas (6,5 %), se produjeron en caminos y hubo 14 heridos leves.
La distracción y somnolencia fueron la principal causa directa de accidentes con víctimas (54, 5 de ellos mortales con 6 fallecidos). Otras causas fueron: Maniobra antirreglamentaria o incorrecta (35, 2 de ellos mortales con 2 fallecidos); Velocidad inadecuada (33, 1 de ellos mortal con una víctima); no respetar la prioridad (18, 1 de ellos mortal con 1 víctimas); Invasión del sentido contrario (14, 2 mortales con 2 fallecidos); y otros motivos (24, 2 mortales con 3 fallecidos).
Según el tipo de accidentes con víctimas: 95 salidas de vía, de ellos 6 mortales (46,2 %) – 107 víctimas (37,9 %) y con 6 fallecidos (40 %)-; 74 colisiones (34,5 %), de ellos 4 mortales (30,8 %) -123 víctimas (43,6 %) y con 6 fallecidos (40 %)-; 5 atropellos a peatón (2,3 %), de ellos 2 mortales (15,4 %) -con 5 víctimas (1,8 %) y con 2 fallecidos (13,3%); y 41 otros (19 %), de ellos 1 mortal (7,7 %) -con 47 víctimas (16,7 %) y 1 fallecido (6,7 %).
Respecto a la antigüedad de los vehículos causantes, de los 215 accidentes con víctimas, 13 de ellos mortales: hasta 5 años: 42 (1 mortal); entre 5 y 10 años: 23 (1 mortal); entre 10 y 15 años: 41 (4 mortales); entre 15 y 20 años, 58 (5 mortales); Más de 20 años: 26 (2 mortales).

Por otro lado, la edad de 20 a 29 años es la más frecuente tanto de las víctimas (24,1 %) como de los conductores causantes de los accidentes con víctimas (24,76 %).

En cuanto a los 15 fallecidos en las carreteras riojanas durante 2020, hubo tres en cada uno de los tramos entre 50 a 59 años, 60 a 69 y 70 años o más, siendo estos tres los más frecuentes.
Las horas más inseguras son de las 12 a 18 horas con casi un 40 % de los accidentes y más del 40 % de las víctimas. También la mayoría de los accidentes y víctimas mortales se producen en este tramo horario, con casi el 55 % de los accidentes mortales y de las víctimas mortales.
El sábado es el día en el que más accidentes con víctimas se produjeron en 2020: 36 accidentes, resultando 6 personas fallecidas en La Rioja.