El C.D.Calahorra jugó ayer por la tarde, en el campo de La Romareda, el partido de ida de la primera eliminatoria del play off de ascenso a Segunda B ante el Deportivo Aragón, un encuentro en el que los rojillos ofrecieron una triste imagen, se vieron superados en todo momento por los locales y terminaron derrotados por cuatro goles a uno.

 

Un resultado que pone muy cuesta arriba las aspiraciones de los rojillos de conseguir el ascenso en esta primera ronda; el Aragón aprovechó la fragilidad del calahorra para adelantarse en el primer tiempo y poner el segundo gol en el marcador tras el descanso. Únicamente el gol de Mario León, que puso el 2-1, ofreció durante tres minutos alegría y esperanza a la afición desplazada hasta Zaragoza, pero dos nuevos goles de penalti del equipo local terminaron por poner el definitivo 4-1 para el Deportivo Aragón.

Tras el varapalo, ahora toca levantarse, tanto el equipo dirigido por Eduardo Arévalo como la afición calagurritana, que encabezada por la peña Crianza Rojilla, volvió a dar una lección en este viaje a Zaragoza, llenando de color y de alegría las calles de la capital maña y posteriormente las gradas del campo de La Romareda.

Pese a lo difícil que esta la eliminatoria, el Calahorra necesita un 3-0 para clasificarse y lograr el ascenso, este próximo domingo, el campo de La Planilla tiene que volver a convertirse en un fortín con el apoyo de toda la afición rojilla, e intentar la machada de darle la vuelta a la eliminatoria. Si no es posible, siempre nos quedará la siguiente ronda una vez que el Calahorra quedó campeón de grupo. De momento, nos toca volver a ilusionarnos con el C.D.Calahorra.