El Plan de Transformación de La Rioja continúa dando pasos trascendentales para su despliegue. La semana pasada conocimos la buena noticia de que La Rioja se va a convertir en sede del Observatorio Global del Español en nuestro país y para todo el mundo hispanohablante. El proyecto Valle de la Lengua avanza. El proyecto de Enorregión también avanza. Ya conocimos la buena noticia de cómo La Rioja se va a convertir en sede mundial del enoturismo en el año 2023. Y también avanza el proyecto de la Ciudad del Envase y el Embalaje, con el convenio firmado ayer para la instalación en Calahorra del Centro Nacional de Tecnologías del Envase.

Sobre ello han querido hablar la secretaria de organización, María Marrodán, y la alcaldesa de Calahorra, Elisa Garrido, en una comparecencia ante los medios de comunicación celebrada esta mañana. Marrodán ha felicitado al Gobierno de Andreu por alcanzar la inversión y los recursos para conformar en Calahorra «un centro puntero en investigación, desarrollo e industrialización». El centro, que contará con un presupuesto inicial de 40 millones de euros, abordará los desafíos a los que va a tener que enfrentarse el sector para afrontar la transformación verde y digital que demandan los clientes y exigen las normativas.

Un paso fundamental para construir La Rioja del hoy y del mañana que tanta falta hacía tras años sin proyectos, propuestas y sin una estrategia clara a largo plazo. «Además, se trata de un proyecto vertebrador de región, que extenderá su área de actuación a todo el territorio y trasladará su efecto tractor al conjunto del país. La Rioja y España liderarán la revolución verde y tecnológica», ha apuntado la número dos del PSOE de La Rioja.

Apuesta clara por la industrialización

Por su parte, la alcaldesa de Calahorra, Elisa Garrido, ha mostrado su orgullo porque la ciudad albergue el Centro Nacional, una ubicación que responde a que cumple con las premisas establecidas: responde a los requerimientos del proyecto, atiende a las necesidades de las empresas del sector y de sus clientes, y dispone de espacio e infraestructuras para albergar la instalación. «Calahorra es un enclave estratégico que permite generar sinergias con empresas de las dos riberas, y contribuye a impulsar el corredor agroalimentario del valle del Ebro. El proyecto va a ser un revulsivo para toda la Rioja Baja», ha afirmado.

El Centro Nacional contribuirá también a revitalizar el polígono El Recuenco, vacío y sin casi empresas durante demasiado tiempo. «Esto es una apuesta clara y firme del Ayuntamiento de Calahorra, Gobierno de La Rioja y Gobierno de España por la industrialización, por la generación de actividad económica de alto valor añadido. Todo ello redundará en un incremento de la riqueza en la ciudad gracias a la atracción de inversión público y privada», ha apuntado Garrido, quien también ha criticado al Partido Popular por “poner todos los palos en la rueda, mentir y tachar de proyecto fallido a la Ciudad del Envase y el Embalaje, cuando todos los sectores de la ciudad y del entorno se movilizaron para impulsarlo”.