El alcalde, Luis Martínez-Portillo, ha visitado el muro de contención recientemente construido en la calle Murallas para evitar el peligro de mayores desprendimientos y paliar el gran desnivel que existía entre la calle y el sector arqueológico de “El Sequeral.

 

La actuación que ha tenido un coste de 180.000 euros se tramitó por emergencia.  Ha consistido en “en el apuntalamiento de este muro de origen romano, la construcción de un muro de contención y en el derribo del edificio que estaba junto al torreón romano”, ha explicado el alcalde.

Se trata “del inicio de una obra de futuro que conllevará una realización más amplia para lograr un espacio más abierto en esta zona del casco histórico de la ciudad, que es importante para nosotros porque contiene parte de los restos romanos de Calahorra y queremos ponerla en valor con una actuación de mayor relieve”, ha avanzado Luis Martínez-Portillo.

Durante la visita el alcalde ha estado acompañado por la concejala de Patrimonio y Casco histórico, Mónica Arceiz, y el arquitecto municipal, José Antonio Fernández.