El Club Deportivo Calahorra perdió ayer una buena oportunidad de puntuar en su visita en tierras asturianas al campo Nuevo Ganzábal donde cayó derrotado por dos goles a uno ante la Unión Popular de Langreo en un partido en el que los rojillos se pusieron por delante en el marcador durante el primer tiempo con un gol de Sergio Parla desde el punto de penalti.

 

El Calahorra ofreció una vez más su mejor versión durante el primer tiempo, cuando manejó el balón con criterio y no dio apenas opciones al equipo asturiano, a la vez que aprovechó el penalti transformado por Parla para situarse en ventaja antes de la llegada del tiempo de descanso.

Pero en el segundo periodo, el Langreo fue totalmente superior a los rojillos que perdieron sus señas de identidad y permitieron a los asturianos meterse en el partido con el gol del empate cuando tan sólo se llevaban diez minutos; después el Calahorra aguantó los envites ofensivos de los asturianos hasta que en la recta final del partido llegaban dos controvertidas decisiones arbitrales en ambas áreas, en la rojilla con el señalamiento de un penalti que supuso el segundo gol de los locales, y en la asturiana con una nueva pena máxima, en esta ocasión no señalada por el colegiado.

Tras esta derrota ante el Langreo, quedan por delante seis finales para los rojillos, las dos próximas de forma consecutiva en nuestro campo de La Planilla en las que el Calahorra debe sumar sendas victorias para asegurar, cuanto antes, la permanencia en Segunda Division B. Este proximo domingo, a las cinco de la tarde, llegará el Sporting B, y días después durante la Semana Santa, el Vitoria, dos partidos fundamentales para que los rojillos certifiquen cuanto antes su objetivo de seguir la próxima temporada en la categoría de bronce del futbol español.