Agentes del Sector de Trafico de la Guardia Civil en La Rioja han investigado a un varón de 58 años, natural de Rumanía y vecino de Calahorra -La Rioja-, como presunto autor de sendos delitos contra la seguridad vial por conducir vehículo a motor de manera temeraria y bajo los efectos del alcohol.

Los hechos por los que esta persona ha sido investigada se iniciaron sobre las 06:40 horas de ayer, tras la llamada telefónica de un ciudadano en la que se alertaba de la presencia en la N-232, a la altura de Calahorra, de un vehículo marca Opel circulando en «zig-zag».

Agentes del Sector de Tráfico localizaron el vehículo a la altura del punto kilométrico 08,200, de la LR-285, término municipal de Alfaro, comprobando como su conductor circulaba en «zig-zag» invadiendo el sentido contrario, poniendo en grave riesgo su integridad y la del resto de usuarios de la vía.

Una vez interceptado se procedió a la identificación del conductor que presentaba signos evidentes de embriaguez, por lo que fue sometido a las pruebas de detección de alcohol legalmente establecidas, arrojando unas tasas de 1,06 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en la primera y 0,97 en la segunda, casi cuatro veces más de la permitida, lo que motivó la inmovilización del vehículo y la investigación de su conductor por los delitos citados.

Código penal

Conducir un vehículo a motor o ciclomotor con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 mg/l -artículo 379.2 del Código Penal-, lleva aparejada la detención del conductor, por presunto delito contra la seguridad vial, castigado con penas de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, y en cualquier caso la privación del permiso por un tiempo de 1 a 4 años.

La Guardia Civil agradece la llamada realizada por el ciudadano para alertar de los hechos. Esta colaboración ha permitido apartar de la circulación a un delincuente vial y evitar un siniestro de consecuencias impredecibles.