La consejera de Salud, María Martín, ha asistido esta mañana en el CIBIR a una nueva sesión del Aula de Pacientes dedicada en esta ocasión a la Apnea Obstructiva del Sueño, y que ha sido organizada por la sección de Neumología del Hospital San Pedro coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Sueño. En total, la sesión ha contado con la participación de casi un centenar de personas con esta patología.

 

En la visita, Martín ha recordado que las Aulas de Pacientes “surgen de la Estrategia de Cronicidad de La Rioja y son una apuesta por un modelo que implique al paciente en su estado de salud y le haga ser corresponsable en la toma de decisiones”. Se trata “de sesiones monográficas cuyo objetivo principal es otorgar al paciente un papel activo en la gestión de su enfermedad, ofreciéndole formación y estimulando su participación en el control de su patología y en la elección de su tratamiento”.

Además, se pretende llegar al mayor número de personas con diferentes grados de tratamiento: no solo a las afectadas por una patología crónica, sino también a aquellas que toman una pastilla para la tensión o son fumadores y tienen principio de EPOC. Estas personas, siguiendo los cuidados y hábitos de vida oportunos, pueden evitar ser candidatos a convertirse en enfermos crónicos en el futuro.

En el caso concreto del Aula de Pacientes con Apnea Obstructiva del Sueño, Martín ha subrayado  que su objetivo principal “es mejorar la calidad de vida de los pacientes que padecen apnea del sueño y favorecer el seguimiento de sus tratamientos. Para ello, es esencial ayudarles a comprender mejor la enfermedad que padecen y, de esta forma, que puedan mejorar el cumplimiento del tratamiento con el dispositivo de presión positiva constante de las vías respiratorias”.

En concreto, en La Rioja hay 3.000 pacientes que padecen Apnea Obstructiva del Sueño y de ellos 2.600 son portadores de CPAP (dispositivo que genera presión continua en la vía aérea y que evita que se produzcan las paradas respiratorias, apneas,  cuando está conectado).

Síndrome de apnea obstructiva del sueño

Por su parte, el jefe de la sección de Neumología del Hospital San Pedro, Carlos Ruiz,  ha indicado que “aunque existen más trastornos respiratorios durante el sueño, por su frecuencia y repercusión en las consultas de Atención Primaria, la más prevalente es el síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAHS)”.

En este sentido, Ruiz ha señalado que “se estima que un 10-12% de la población adulta padece este síndrome, cuadro caracterizado por somnolencia, trastornos neuropsiquiátricos y cardiorrespiratorios por una alteración anatómica que lleva a que se registren pausas de respiración durante el sueño, provocando despertares transitorios que dan lugar a un sueño no reparador”.

Para dar respuesta a éste y otros trastornos y síndromes sobrevenidos durante el sueño, la Consejería de Salud puso en marcha en 2017 la Unidad del Sueño en el Hospital San Pedro. Para su puesta en marcha se adaptaron habitaciones, dotándolas de  polisomnógrafos, control de voz y videovigilancia, lo que permite llevar a cabo pruebas que registran y graban las variables corporales de los pacientes mientras duermen. Esta información se envía al control central para almacenar los datos y controlar el correcto funcionamiento del proceso.

En estos dos años, se han realizado 836 polisomnografías videovigiladas; 212 poligrafías respiratorias hospitalarias y 3024 estudios a nivel domiciliario, un 90% para el diagnósticos de la Apnea Obstructiva del Sueño.

Trastornos del sueño

Los trastornos del sueño son un problema de importancia tanto sanitaria como social, ya que afectan a un número muy elevado de personas. Así, por ejemplo, se calcula que el insomnio crónico afecta a un 10% de la población; un 10-12% padece síndrome de apnea del sueño y el 5% sufre el síndrome de piernas inquietas. Además, existen otros trastornos como el de conducta en sueño REM; de hipersomnolencia central (la hipersomnia idiopática o la narcolepsia); las parasomnias (los terrores nocturnos); el sonambulismo; o la epilepsia relacionada con el sueño.

La falta de un descanso de calidad puede provocar efectos indeseables como el deterioro de la alerta, de la memoria y del estado de ánimo, lo que puede llegar a provocar accidentes laborales, domésticos y de tráfico y a reducir de manera significativa el rendimiento laboral. Asimismo, los trastornos del sueño se han relacionado con un aumento del riesgo cardiovascular y diabetes.

El sueño juega también un papel fundamental en muchas esferas del desarrollo infantil tales como la conducta, el rendimiento escolar y el crecimiento. Las alteraciones del sueño en la edad pediátrica son frecuentes y, a diferencia de lo que ocurre generalmente en la edad adulta, afectan también y de manera intensa a la calidad de vida del entorno familiar del niño y no solo a su propio desarrollo.