El Club Deportivo Calahorra sumó ayer sábado por la tarde un punto en su visita al campo de Urritxe tras empatar a cero frente al Amorebieta en un disputado partido en el que ambos equipos tuvieron sus opciones de llevarse la victoria pero que terminó con el resultado inicial que deja todo en el aire de cara a los tres partidos que quedan por delante en esta segunda fase, el primero de ellos el domingo en el campo de La Planilla ante el Bilbao Athletic.

Conocedor de la dificultad que tenía el partido y de la buena temporada que está haciendo el Amorebieta, el entrenador rojillo Diego Martínez fortaleció la defensa con la participación de tres centrales para contrarrestar el juego aéreo y directo del conjunto vasco, consiguiendo el objetivo de mantener a cero la portería de Roberto, pero en el apartado ofensivo apenas se creó peligro, no aprovechando la mejor ocasión en las botas de Iker Amorrortu que envió por encima del larguero el balón en su vaselina ante la salida del portero local.

Por delante, tres nuevas finales para los rojillos en su intento por situarse en el tercer o cuarto puesto de este grupo de la segunda fase, una pelea que mantendrá con rivales como el Tudelano o el propio Amorebieta, y que pasa por sumar los tres puntos en el siguiente partido en casa frente al Bilbao Athletic, un encuentro en el que el Calahorra deberá ofrecer su mejor imagen para conseguir la victoria que le mantenga con opciones de estar en la zona alta de la clasificación.