Durante este curso escolar, el CEO Villa de Autol está inmerso en el proyecto GASTROCEO con el objetivo de fomentar hábitos de vida saludables y acercar el mundo de la gastronomía a los alumnos. En las últimas semanas se han llevado a cabo diversos talleres prácticos, charlas y sesiones con cocineros profesionales en las que los más pequeños han conocido de primera mano los secretos de una alimentación sana y atractiva.

 

Bajo el título “Comer bien es sano y divertido”, los niños del CEO Villa de Autol participaron durante el mes de diciembre en unos talleres enfocados a aprender pautas para adoptar una alimentación saludable. Las charlas se dirigieron a los alumnos que cursan desde el primer curso de infantil hasta 4º de E.S.O. y se impartieron por Eva Pérez Gentico, Dietista-Nutricionista.

Los talleres estuvieron adaptados según los distintos niveles de educación y edad, con el fin de inculcar los valores de una alimentación saludable y su importancia para rendir mejor en el estudio, hacer deporte, poder jugar y  prevenir enfermedades en el futuro.

Así, en los tres cursos de infantil la actividad se basó en juegos para ayudar a los niños a distinguir productos sanos de otros poco apropiados y explicar cómo les ayudan a que su cuerpo funcione correctamente y puedan divertirse y aprender. En los diferentes cursos de primaria se reflexionó sobre la importancia de comer bien y se enseñaron herramientas adecuadas para lograrlo. Por otra parte, los alumnos de secundaria aprendieron nociones sobre nutrición saludable acordes a su edad.

La parte práctica tuvo lugar en los talleres de cocina “Aprende cocinando”, también dirigidos por la nutricionista Eva Pérez Gentico, que consistieron en la elaboración de un plato saludable  salado y otro dulce a partir de ingredientes sanos y sencillos, como frutas, verduras y frutos secos. Los alumnos, organizados en grupos, se esmeraron y degustaron cada uno de los platos, con un gran éxito.

Durante este trimestre el GASTROCEO también ha contado con la visita de cocineros profesionales, como Patricia Castañón, del restaurante Coliceo 29 (Calahorra) o Manuel Álvarez y Raúl Ruiz, del restaurante El Quizal, que han explicado su experiencia profesional y su vocación en el sector de la gastronomía.

El carnaval también tuvo un perfil gastronómico y consistió en un pasacalles en el que profesores y alumnos realizaron una tamborrada por las calles de Autol ataviados con un disfraz de cocineros.