La Matrona, ubicada en el paseo del Mercadal junto al Parador, ha recuperado su puñal que ahora es de resina de poliéster y de fibra de vidrio con un acabado de aspecto parecido al mármol como la estatua.

 

El artista navarro Aitor Calleja lo ha diseñado, modelado y realizado. Son obras también de Aitor Calleja los cuatro nuevos gigantes de la comparsa calagurritana Quintiliano, Matrona, Musa y Assona.

El nuevo puñal ha costado 242 euros, ya que incluye el molde del puñal y el propio puñal.