Sin lugar a dudas, la noticia de esta jornada ha estado centrada en la concentración que el sector hostelero calagurritano ha convocado en el hall del Paseo del Mercadal para dar a conocer a toda la ciudadanía la situación que vienen atravesando a lo largo de los últimos meses y también las peticiones que realizan a las administraciones ante el momento actual que están viviendo durante la presente semana.

En esta concentración, en la que han participado cerca de 300 personas, se ha leído un comunicado que ha hecho un detallado repaso de lo que han sido estos últimos meses de pandemia en el sector de la hostelería, desde que cerrasen sus puertas a mediados del mes de marzo, tras lo cual los establecimientos permanecieron cerrados durante dos meses o más, tiempo en el que tuvieron que seguir acometiendo todos los pagos con proveedores y administración.

Después, el comunicado ha reflejado que “llegó el momento de la apertura con la esperanza de que lo malo ya había pasado y con la puesta en marcha de todo tipo de preceptos y limitaciones hacia el sector de la hostelería (primero sólo terraza y servicio en mesa sin barra, luego interiores con el 50% de aforo, luego un 70 %, el uso de hidrogeles para clientes, la desinfección de locales, mesas y sillas), todo lo cual generó un aumento de costes y reducción de ingresos sin rechistar, siempre con la premisa de cuidar a los clientes”.

Asimismo, los hosteleros calagurritanos han querido recordar en su concentración celebrada esta mañana “cómo han soportado publicaciones en el Boletín Oficial de La Rioja totalmente incoherentes, rectificadas a los cuatro días, sin diferenciar los campos de la hostelería, dando a todos la misma capacidad, incluso con cierre de locales por interpretaciones diferentes a las que quería el legislador”.

Ahora, en los últimos días, los hosteleros calagurritanos recuerdan “cómo se han visto abocados a cerrar por imperativo legal durante una semana, sin contar con ellos no darles explicaciones del motivo de esta medida, y por ello solicitan de la administración las explicaciones de porqué se ha obligado a este cierre cuando hay muchas familias que viven de dar servicio a sus clientes, y no solamente está en peligro su supervivencia sino la de muchos colaboradores y proveedores que tiene el sector hostelero, el primero en empleabilidad junto con el comercio de Calahorra”.

El comunicado ha hecho especial hincapié en que “esta limitación de movilidad impuesta durante esta semana se ha reducido exclusivamente en cerrar todos y cada uno de los locales de hostelería salvo los que viven de las terrazas”, y por ello han querido aprovechar la concentración de hoy para pedir a la administración “datos, si los tienen, del motivo de cerrar la hostelería; que se legisle contando con el sector; y comunicación con la asociación de hosteleros para que parezca una democracia y no la dictadura del porque sí”.

Además, el colectivo hostelero calagurritano también ha aprovechado la convocatoria para pedir “ayudas reales al sector tanto económicas como administrativas siendo uno de los sectores más perjudicados por el COVID; legislar con coherencia sin que pueda hacer interpretaciones; y finalmente que la administración haga el mismo esfuerzo que está realizando el sector para que no haya contagios”.