El concejal de Festejos, Óscar Eguizábal, ha realizado un balance muy positivo y satisfactorio de las fiestas en honor a San Emeterio y San Celedonio que Calahorra ha celebrado este fin de semana pasado.

 

“El buen tiempo y los calagurritanos han sido los protagonistas de estos tres días magníficos de fiesta. Sin duda, hemos asistido a las fiestas de invierno más multitudinarias”, ha valorado Óscar Eguizábal.

El chupinazo; la procesión en honor a los Santos Patronos de la ciudad; los encierros y las capeas; el concierto de las Sweet California; el concurso de recortadores y anillas; las obras de teatro y actuaciones musicales en el Ideal; la degustación de calderetes; y el espectáculo de Gorgorito han sido los actos que congregaron mayor afluencia de público.

También los vermuts musicales, las salidas de la comparsa de gigantes y cabezudos con los gaiteros de Calahorra, las degustaciones, las actividades de las peñas y los fuegos artificiales han contado con numerosos espectadores.

“Los más cien de actos, entre preliminares y los propios de las fiestas, se han desarrollado  sin ningún incidente, que es muy importante”, ha destacado el concejal de Festejos.

Las principales novedades del programa de fiestas de este año como la colocación de banderas de Calahorra en los balcones del recorrido de la procesión, el traslado de la degustación de calderetes a la plaza de la Verdura, el primer baile de los ocho nuevos gigantes y el encierro de reses machos con la participación de más corredores que nunca han sido cuatro aciertos, muy bien acogidos por el público.

La bajada de las peñas y la traca final pusieron “el broche de oro a unas fiestas inigualables e inolvidables. El buen tiempo ha permitido que la fiesta se viva en la calle con muchísima participación ciudadana”, ha subrayado Óscar Eguizábal, que ha felicitado y agradecido “a todos los que con su trabajo han hecho posible estas espectaculares fiestas y a los que han colaborado con el Ayuntamiento de Calahorra en la elaboración del programa”.