El Consejero de Sostenibilidad y Transición Ecológica, Alex Dorado, junto al Director General de Calidad Ambiental y Recursos Hídricos, Rubén Esteban, y al Alcalde de Ocón, Ernesto Viguera, han visitado este jueves el final de las obras de restauración del lavadero de la Fuente Tosca en La Villa de Ocón.

Con esta actuación, El Gobierno de La Rioja avanza en el programa de restauración de fuentes y manantiales que se desarrolla en la comunidad con el objetivo de poner en valor los recursos hídricos y vincularlos al patrimonio de las localidades.

La intervención, realizada a petición del Ayuntamiento y de los vecinos de La Villa de Ocón, ha permitido recuperar para este municipio uno de los tres lavaderos con los que contaba hasta mediados del siglo XX y que se creían totalmente desaparecidos. Este lavadero era un punto de encuentro para sus habitantes en torno al cual se desarrollaba la vida. Con esta rehabilitación la Consejería de Sostenibilidad y Transición Ecológica ha querido recuperar un espacio emblemático e histórico como símbolo de desarrollo social y de progreso de la época. 

Dorado Nájera ha afirmado que “el lavadero ha sido siempre un punto de encuentro y hoy también lo es; un encuentro entre vecinos, ayuntamiento y Gobierno regional” y ha agradecido la implicación de los ciudadanos que “es fundamental para realizar el inventario que nos permita localizar las fuentes y manantiales en La Rioja”.

Además, ha asegurado que esta iniciativa es una oportunidad para poner en valor los recursos hídricos porque “el agua es vida y es una prioridad del Gobierno regional cuidar este recurso y valorarlo a través de la educación ambiental con el programa Amigos de los Ríos”.

Las obras de restauración han consistido en la excavación y acondicionamiento del lavadero que permanecía enterrado y que se descubrió gracias a las obras de mejora de un camino localizado en ese punto. Además, se ha incorporado una cubierta con el objetivo de definir y proteger la construcción. El proyecto ha supuesto una inversión total de 12.016,12 euros.

Con ésta son ya 32 intervenciones de recuperación de fuentes, manantiales y otros elementos patrimoniales vinculados al agua, que se han llevado a cabo en el marco del programa de restauración de fuentes del proyecto Amigos de los Ríos.

Un programa que pretende recuperar numerosas fuentes y manantiales que a lo largo del tiempo han determinado la ubicación de los asentamientos de los habitantes, el trazado de los caminos, el tipo de agricultura y ganadería de cada lugar y el desarrollo económico de las localidades riojanas.

Las restauraciones se realizan previa solicitud por parte de vecinos, ayuntamientos, asociaciones, etc. y, en ella, deben justificar el interés y la importancia que consideran que tiene la fuente o manantial a acondicionar, bien por su patrimonio material o por el inmaterial, comprometiéndose a colaborar con el programa Amigos de los Ríos. 

En el caso del municipio de Ocón, los vecinos colaboraron al inicio del programa con la adecuación de la Fuente Grande y la Fuente Barrio. Asimismo, han incorporado al inventario de fuentes y manantiales un total de 11 fuentes.

Inventario de Fuentes y Manantiales de La Rioja

El conocimiento del agua en La Rioja es, como en gran parte del país, escaso. Aunque sí están identificados los acuíferos y sistemas fontinales principales, y algunos de los más singulares, por lo general poco se sabe de los pequeños sistemas que nutren las otras fuentes y manantiales.

Para responder a estas preguntas se elaboró un Inventario de Fuentes y Manantiales, que tiene forma de base de datos georeferenciada, en el que se está recopilando la mayor información posible sobre el agua en la región.

Actualmente este inventario, abierto a la participación pública, consta de 1.402 entradas de 150 municipios de La Rioja. Esta colaboración puede realizarse a través de la web del Gobierno de La Rioja donde se puede consultar el mapa interactivo de fuentes y manantiales de La Rioja desarrollado en colaboración con IDERioja.

Amigos de los Ríos

El proyecto Amigos de los Ríos nace en el año 2009 como una campaña de voluntariado ambiental en la Reserva de la Biosfera de los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama, con la que sensibilizar a la población de estos valles, con la necesidad de conservar tanto los recursos hídricos, como los elementos patrimoniales, tanto materiales como inmateriales, asociados al agua.  

Contaba inicialmente con dos líneas principales de actuación. Por un lado, la limpieza de riberas, que anualmente congrega a numerosos voluntarios en torno a los cauces de los principales ríos de La Rioja y, por otro, la restauración y acondicionamiento de puntos de agua y sus entornos.

Este programa se ha ido consolidando y, desde la perspectiva de la educación ambiental, se ha incorporado la necesidad de entender cómo funciona realmente el agua en La Rioja, cuáles son nuestras reservas reales, cuál es su calidad y cuál su biodiversidad asociada.