El director general de Transición Energética y Cambio Climático, Iván Moya, ha visitado este miércoles junto al delegado de Red Eléctrica en La Rioja, José Ignacio Lallana, el entorno de La Rioja Baja donde Red Eléctrica de España, en colaboración con el Gobierno de La Rioja, ha concluido la repotenciación del eje eléctrico de 200 kilovoltios (kV) que discurre entre las subestaciones de Quel, en La Rioja, y La Serna, en Navarra.

Estos trabajos en los que la compañía ha invertido en torno a un millón de euros servirán tanto para poner una mayor cantidad de energía a disposición de los consumidores industriales y domésticos, como para evacuar la generación de origen renovable en la zona, de la que se espera un notable incremento en los próximos meses ligado a nuevos desarrollos eólicos y fotovoltaicos.

Esta actuación, contemplada en la Planificación Energética y Desarrollo de la Red de Transporte de Energía Eléctrica 2015-2020 aprobada por el Consejo de Ministros en 2015, forma parte del conjunto de inversiones realizadas por Red Eléctrica de España en La Rioja durante los últimos años, que han contemplado hitos como la repotenciación de todo el eje de 220 kV que llega desde Miranda de Ebro, en Burgos, y cuyo último tramo, el situado entre Quel y La Serna, es sobre el que ahora se ha actuado, completando la repotenciación de una infraestructura clave que alimenta desde el punto de vista eléctrico toda la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Red Eléctrica de España desarrolla de forma habitual repotenciaciones desde hace más de 15 años. Las repotenciaciones son proyectos técnicos que sirven para ampliar la red de transporte en un entorno concreto, mejorando instalaciones existentes y adaptándolas a los requerimientos actuales, sin tener que construir nuevos ejes. En este caso se trata de reforzar 32 apoyos en un tramo de 36,3 kilómetros, pero no se aumenta el nivel de tensión de la infraestructura, que seguirá siendo de 220 kV. Simplemente se da la posibilidad de que haya más intensidad en la línea (un mayor caudal de electricidad). Al aumentar la intensidad, puede incrementarse la temperatura de los cables conductores, lo que hace que se dilaten y se acerquen al suelo, de ahí que haya que recrecer ligeramente algunos apoyos para que la distancia de seguridad siga siendo la misma.