La Junta de Gobierno Local ha dado el visto bueno a las memorias valoradas para el acondicionamiento de un área de autocaravanas en el aparcamiento de la Catedral y para la construcción de un centro de acogida temporal de animales en una parcela municipal de la calle San Lázaro en el polígono de Tejerías.

 

La primera actuación es una enmienda presentada conjuntamente por los grupos políticos de Izquierda Unida y Partido Riojano y la segunda es una propuesta de Ciudadanos, ambas fueron incluidas por el equipo de gobierno municipal en el presupuesto de 2018.

En unos meses, Calahorra contará una zona de aparcamiento para nueve autocaravanas junto al parque del Cidacos y la Catedral con permiso de pernocta. Un lugar próximo al centro de la ciudad y con espacio suficiente para estacionar este tipo de vehículos.

Para ello, se acondicionará una parte del aparcamiento de la Catedral para uso exclusivo de autocaravanas.

Primero, se preparará el terreno, mediante el marcaje de la zona y las plazas de estacionamiento, para después llevar a cabo la instalación de la red de saneamiento, a través de una zona de vertido, y de la red de electricidad. También se dotará de suministro de agua y se colocarán contenedores y papeleras.

Todo el área estará señalizada y contará con plataforma, arqueta, borne eléctrico para conexión de cuatro caravanas y grifos para el suministro de agua limpia y limpieza de la arqueta.

El acondicionamiento de esta nueva zona de autocaravanas tendrá un coste de 46.761,72 euros y un plazo de ejecución de un mes y medio.

También se ha aprobado la memoria para habilitar un centro de acogida temporal de animales en nuestra ciudad, cuyo presupuesto es de 39.966,54 euros.

Se construirá en una parcela del polígono industrial Tejerías, propiedad del Ayuntamiento de Calahorra.

La memoria plantea la realización cinco boxes para el alojamiento temporal de perros, gatos u otros animales domésticos con una puerta individual para cada uno ellos y con una zona cubierta.

La instalación dispondrá de redes de abastecimiento de agua y saneamiento y de electricidad, así como de una zona común para el esparcimiento de los perros y de un pequeño almacén  cubierto para el acopio de la comida de los animales.