Escuelas Católicas La Rioja celebró el pasado 24 de octubre su asamblea, donde se acordó renovar parte de la Junta autonómica. Ana Isabel Preciado, directora del CPC Amor Misericordioso (Alfaro), tomó el relevo en la presidencia a Ramón Iceta; Mª Jesús Álvarez, directora pedagógica del CPC Ntra. Señora de la Piedad (Nájera), y Sonia Mangado, directora del CPC San Agustín (Calahorra), asumieron el cargo de vocales, cargo que también seguirán ocupando Andrés Alonso, del CPC La Salle-La Estrella (San Asensio) y Ernesto López, director del CPC Escuelas Pías (Logroño). Además, Félix Ruiz, director del CPC Compañía de María (Logroño) y actual vicepresidente de Escuelas Católicas La Rioja, fue presentado como nuevo Secretario Autonómico.

 

En esta reunión también se aprobaron por unanimidad las memorias de gestión y las cuentas anuales de 2018, así como los presupuestos de 2019. Asimismo, se expuso y fue aprobado por unanimidad el plan de acción para el curso 2019-2020. En este plan ocupa un lugar destacado el objetivo de mantener un diálogo fluido con la Consejería de Educación ante la “gran preocupación” que generan “los planteamientos y declaraciones” del nuevo consejero, expresados en el Parlamento el 7 de octubre.

Defensa del derecho de las familias a elegir

Las familias de todos los estudiantes de los 26 colegios que constituyen Escuelas Católicas La Rioja han sido informadas mediante una carta de estas novedades. En la misiva se explica con detalle la inquietud ante las intenciones del consejero de revisar los conciertos educativos, volver a la zonificación escolar, imponer en el proceso de matriculación el procedimiento de ventanilla única y redistribuir al 27% del alumnado riojano entre los distintos centros.

“Después de tantos años trabajando juntos en la mejora sostenida de nuestro sistema educativo, nos vemos obligados a centrar nuestros esfuerzos en defender algo tan elemental como el derecho de todas las familias riojanas a elegir libremente el centro educativo que desean para sus hijos –se afirma en la carta–.  Un derecho que recoge la Constitución, que ha sido desarrollado por la legislación educativa de nuestro país, además de haber sido avalado por multitud de sentencias tanto del Tribunal Constitucional como del Tribunal Supremo”.

“Desde la preocupación por el futuro de la educación en La Rioja y la importancia de estar informados, y en unión de esfuerzo y trabajo con Escuelas Católicas, desde cada centro nos comprometemos a seguir trasladándoos las declaraciones y las acciones del nuevo consejero de Educación para que, teniendo una información precisa y veraz, podamos seguir manifestando nuestra posición a toda la comunidad educativa de La Rioja y sobre todo a quienes nos gobiernan, así como en su caso emprender las acciones que en defensa de nuestros y vuestros derechos estimemos necesarias”, concluye la misiva.