Tras su derrota ayer domingo ante el Gernika en tierras vizcaínas, el Club Deportivo Calahorra continúa su mala racha de resultados que amplía hasta ocho las jornadas que los rojillos llevan sin conocer la victoria, una situación que ha despertado las alarmas en el seno del club calagurritano pese a seguir situados en la parte central de la clasificación del grupo II de Segunda B.

 

Pese a que los rojillos se adelantaron en el marcador mediado el primer tiempo con un gol de Ubis, el hecho de que el Gernika empatara en el tiempo de descuento antes de llegarse al descanso fue una ‘pesada losa’ que terminó lastrando al Calahorra en el transcurso del segundo tiempo cuando el equipo local fue totalmente superior a los rojillos anotando dos nuevos goles y sumando una merecida victoria.

La racha negativa del C.D.Calahorra a lo largo de las últimas jornadas, ya ocho sin conocer la victoria, ha hecho que el ‘colchón’ de puntos acumulado durante la primera vuelta cada vez sea menor con respecto a los equipos de la zona baja de la clasificación y por ello que se haga necesaria una reacción de los jugadores rojillos en las próximas jornadas para revertir la tendencia negativa que vienen arrastrando.

Frente al Gernika, no sólo fue la derrota encajada y la forma en que se produjo y que ha equilibrado el golaverage entre ambos equipos, sino la triste sensación que dio el C.D.Calahorra ante un equipo que afrontaba el partido desde los puestos de descenso y que lo puso todo sobre el campo de Urbieta para llevarse los tres puntos en juego.

Ahora, al Calahorra no le queda otra que pasar página cuanto antes del mal partido de ayer frente al Gernika y centrarse en el próximo encuentro que disputará este domingo 3 de febrero, a partir de las cinco de la tarde, en el campo municipal de La Planilla frente al Real Oviedo B, sin duda, una auténtica ‘final’ para los rojillos tal como señalaba Miguel Sola, para conseguir los tres puntos en juego.