La portavoz del Gobierno de La Rioja, Begoña Martínez Arregui, ha informado que el Boletín Oficial de La Rioja (BOR) ha publicado hoy la convocatoria al procedimiento selectivo para el ingreso y acceso al cuerpo de maestros correspondiente a la oferta de Empleo Público de 2018.

 

En concreto, se convocan 330 plazas de distintas especialidades, así como el procedimiento para la adquisición de nuevas especialidades por los funcionarios de este cuerpo. Una convocatoria, que pretende “reducir la tasa de la interinidad de los profesores y consolidar el empleo de los docentes” ha afirmado Arregui.

Como ha detallado, de las 330 plazas convocadas, 111 pertenecen a la especialidad de Educación Primaria, 58 son de Educación Infantil, 52 de Inglés, 50 de Pedagogía terapéutica, 24 de Educación Física, 20 de Audición y lenguaje y 15 de Música. De todas estas plazas, 30 se reservan a personas con discapacidad.

Los candidatos deberán presentar tantas solicitudes como especialidades a las que se opte. La instancia, junto con, en su caso, la hoja de alegaciones de méritos, se presentará en el registro electrónico de la Comunidad Autónoma y, para ello, se habilitará un enlace en el apartado de recursos humanos de www.educarioja.org. El plazo para presentar las solicitudes comienza mañana, 30 de marzo, y finalizará el 18 de abril.

Pruebas de la oposición

La Dirección General de Educación deberá fijar la fecha en la que se celebrarán las pruebas selectivas que, en todo caso, serán después del 15 de junio de 2019. Las pruebas de la oposición tendrán en cuenta la posesión de los conocimientos específicos de la especialidad docente a la que se opta, la aptitud pedagógica y el dominio de las técnicas necesarias para el ejercicio docente.

La primera prueba incluirá un ejercicio práctico que permita comprobar que los aspirantes poseen una formación científica y un dominio de las habilidades instrumentales y técnicas precisas para impartir las áreas propias de la especialidad; así como un ejercicio escrito, que consistirá en el desarrollo de un tema elegido por el aspirante entre tres opciones propuestas al azar por el tribunal.

La segunda prueba persigue comprobar la aptitud pedagógica del aspirante y su dominio de las técnicas docentes e incluirá la presentación de una programación didáctica sobre la especialidad por la que participe. Este proyecto especificará los objetivos, contenidos, criterios de evaluación y metodología, así como la atención al alumnado con necesidad específica de apoyo educativo. Además, la programación deberá ajustarse al desarrollo del currículo vigente en La Rioja y se organizará en unidades didácticas.

Dentro de esta segunda prueba, los aspirantes también deberán preparar y exponer oralmente una unidad didáctica que, a elección del aspirante, podrá estar relacionada con la programación presentada o podrá ser elaborada a partir del temario específico de cada especialidad.

Calificación

En las calificaciones de las pruebas de la fase de oposición es necesario obtener una puntuación igual o superior a cinco puntos, sobre diez, para poder acceder a la prueba siguiente. La calificación final será la media aritmética de las puntuaciones obtenidas en las pruebas, cuando todas ellas hayan sido superadas.

A los aspirantes que hayan superado la fase de oposición, se unirá una valoración de los méritos aportados. En el procedimiento de ingreso se ponderará en un 60% la puntuación obtenida en la fase de oposición y en un 40% la puntuación obtenida en la fase de concurso (los méritos acreditados por los aspirantes).

Fase de prácticas

Resultarán seleccionados para acceder a la fase de prácticas aquellos aspirantes que, una vez ordenados según la puntuación global, obtengan un número de orden igual o inferior al número de plazas asignadas al correspondiente turno y especialidad. La finalidad de esta fase es comprobar la aptitud para la docencia de los aspirantes seleccionados, a través de actividades de inserción en el puesto de trabajo y de formación. La duración de las prácticas será de cinco meses de actividad docente y comenzará con el inicio del curso escolar 2019-2020.

La fase de prácticas será objeto de una evaluación global en la que se valorará, entre otros aspectos, la participación en órganos colegiados y de coordinación docente, la atención a padres y alumnos, la preparación de la clase y de los materiales didácticos, el uso de una metodología de enseñanza adecuada, el procedimiento de evaluación, la atención a la diversidad de las capacidades, intereses y motivaciones de los alumnos y la organización del trabajo en el aula.

El nombramiento como funcionarios de carrera se efectuará con efectos del día de comienzo del curso escolar siguiente al que sean declarados ‘aptos’ en la fase de prácticas.