El Secretario General del Partido Popular de La Rioja, Alberto Bretón, ha denunciado una “instrumentalización política” del proceso de vacunación, con decisiones que benefician a municipios gobernados por el PSOE y se relegan a municipios gobernados por el PP. “La discrecionalidad y los criterios políticos empleados por el Gobierno de Andreu en este proceso está provocando que haya riojanos de primera y riojanos de segunda en función de qué partido está al frente de su Ayuntamiento”, ha subrayado.

En este sentido, “no puede ser que la única cabecera de comarca de la Rioja Alta donde todavía no se haya empezado a vacunar a los mayores de 80 años sea Santo Domingo de la Calzada, gobernada por el Partido Popular, o que los vecinos de Lardero, de Albelda, Alberite o Nalda, gobernados por el Partido Popular, tengan que acudir a vacunarse a Villamediana de Iregua, gobernada por el Partido Socialista. O el caso de Autol, que con una importante población de edad avanzada tenga que trasladarse a Calahorra”.

Alberto Bretón ha realizado estas declaraciones hoy, día 1, acompañado de representantes de esta formación política en las 8 zonas básicas de salud de La Rioja, en el exterior de la Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja. Ha reclamado “que se cuente con los alcaldes en un proceso de vacunación sobre el que no se está dando ninguna información, se les informe puntualmente y se deje de actuar con criterios políticos”.

Los alcaldes y alcaldesas de Santo Domingo de la Calzada, Santurdejo, Anguciana, Medrano, Agoncillo, Albelda, Alberite, Nalda, Autol, Rincón de Soto y Cornago, representantes en sus respectivas zonas básicas de Salud, reclaman a la Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja mejoras en la organización del programa de vacunación del Covid-19, sobre todo en el caso de las personas dependientes y los mayores, ya que constituyen el grupo más vulnerable y con mayores problemas de movilidad.

Así, el Alcalde de Santo Domingo de la Calzada, David Mena, ha pedido conocer “los criterios en los que se basa la Consejería de Salud a la hora de tomar unas decisiones u otras”. A este respecto, ha lamentado la “nula” comunicación existente con la Consejería, cuando los ayuntamientos son la administración más cercana al ciudadano y siempre hemos estado en primera línea de batalla contra al Covid.

“Mientras los calceatenses colapsan con llamadas los teléfonos del Ayuntamiento para saber cuándo serán vacunados, nosotros sólo podemos reiterar que el Ayuntamiento pone a disposición del Gobierno Regional todos sus recursos para que inicie el proceso de vacunación en nuestra ciudad. El Gobierno de La Rioja tiene que dar un paso adelante porque estamos hablando de personas mayores que no se sienten atendidas como deberían”, ha apuntado.

Por su parte, la Alcaldesa de Autol, Catalina Bastida, ha denunciado los problemas generados por el sistema empleado para citar telefónica a los mayores de 80 años, “desde una centralita automática, sin opción de devolver la llamada, generando así problemas e incertidumbre. Si estuviéramos informados, como ocurre en el caso de otros alcaldes, podríamos contribuir en esa tarea de movilización, pero no lo estamos”, ha lamentado.

“Todos los ayuntamientos somos iguales, todos estamos comprometidos en la tarea de cuidar a nuestros vecinos y colaborar para salvar vidas. No vamos a callarnos ante estas injusticias y maltrato para determinados municipios, cuando la realidad es que la disposición de todos a la hora de colaborar con los recursos de los que disponemos es total”, ha finalizado.