El municipio de Enciso acogerá este domingo, 8 de octubre, la jornada de degustación de carne de la sierra riojana conocida como el ‘Día de la Vaca Asada’. Una fiesta a la que el parque de paleoaventura de La Rioja el Barranco Perdido ha querido sumarse con una jornada de puertas abiertas en la que los visitantes podrán acceder a las instalaciones del parque de forma gratuita, desde las 11:00 y hasta las 18:30 horas, y visitar el Museo Cretácico.

Esta cita gastronómica de Enciso, que cumple su vigésimo aniversario, se celebrará en las inmediaciones de la ermita de Santa Bárbara y congregará, como cada año, a una multitud de visitantes deseosos de degustar la carne de ternera la sierra riojana. Este evento cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de la localidad y del Gobierno de La Rioja.

Durante esta jornada los visitantes podrán también disfrutar de esta localidad única, de la belleza de sus monumentos y edificaciones más antiguas, de los encantos que ofrece Enciso y los bienes naturales y culturales que alberga el Valle del Cidacos, declarado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera.

Entretenimiento y actividades didácticas para todos los públicos

Por su parte, El Barranco Perdido ofrece al público la posibilidad de participar en circuitos programados acordes a las distintas tipologías de visitantes. Por ello, se han planteado destacados descuentos como una oferta de entretenimiento para todos los públicos, con el valor añadido de la divulgación científica y del componente didáctico. Estas actividades, relacionadas con la paleontología, talleres infantiles y las actividades de aventura, tendrán un descuento del 50% sobre la tarifa normal. Además, los visitantes podrán disfrutar del tobogán por 1 euro y del tiro con arco por 2 euros.

El parque de aventura y diversión al aire libre de 14.000 metros cuadrados, situado junto al casco urbano de Enciso, está diseñado como un yacimiento paleontológico que permite a los visitantes transformarse en paleontólogos y buscar fósiles en una excavación abierta; identificar y clasificar los hallazgos, con los últimos adelantos tecnológicos, en el denominado Circuito Paleontológico.

Además, las instalaciones disponen de una segunda zona, el Circuito de Multiaventura que forma parte de la Colina encantada y que acoge un destacado circuito de retos con puentes tibetanos y de equilibrio, así como el Gran tobogán. Este circuito está dotado de un trazado de más de quince juegos de puentes, pasarelas, redes y obstáculos de paso de primer nivel. Este espacio de ocio está conectado, a su vez, con la tirolina que permite al público ampliar la experiencia hasta la zona más elevada del parque. Ubicada en el área más alta del recinto, la Colina Encantada, concentra a su vez, los recorridos de aventuras; las pruebas de orientación con reconocimiento de estratos geológicos, flora y fauna, y las pruebas de habilidad, como el tiro con arco, y las rutas de senderismo.