La borrasca Celia ha traído consigo un episodio excepcional de viento cargado con polvo en suspensión procedente del desierto del Sáhara, conocido como Calima, que ha afectado a nuestro municipio tiñendo calles o vehículos de una capa de polvo.

La AEMET pronostica que seguirá llegando este polvo del desierto al menos durante las próximas 48 horas.

Las autoridades sanitarias recomiendan extremar las precauciones ante este fenómeno meteorológico, especialmente a aquellas personas con problemas respiratorios previos. Dichas medidas pueden resumirse en:

  • Mantener puertas y ventanas cerradas.
  • Uso de mascarilla en el exterior, preferentemente FFP2, puesto que ofrecen mayor protección.
  • Evitar el ejercicio al aire libre.
  • Ingesta de abundantes líquidos, en especial niños y ancianos para evitar la deshidratación.
  • Limpieza del polvo con paños húmedos que eviten su dispersión.