Tierra Rapaz se ve en la necesidad de precisar y desmentir alguna de las afirmaciones contenidas en la nota informativa publicada por la Alcaldía del Ayuntamiento de Calahorra el 19/11/2019. En esta nota se tergiversa deliberadamente la realidad, con afirmaciones falsas y lesivas para la imagen del parque Tierra Rapaz en un tono de claro ataque frontal hacia el parque, sin ninguna razón justificada.

 

En primer lugar, nos gustaría volver a aclarar cuál es la solicitud del parque que ha generado tan desproporcionada respuesta por parte de la Alcaldía:

Queremos comenzar por subrayar de nuevo que el parque Tierra Rapaz, desde su apertura, cuenta con gestor autorizado de residuos que gestiona los mismos, hasta el punto de que, en la actualidad, tales residuos son recogidos por dos gestores autorizados.

El día 4 de septiembre de 2019, la mercantil propietaria del parque Tierra Rapaz presentó una INSTANCIA en el Registro del Ayuntamiento de Calahorra, a la atención de D. Antonio León (Concejal de limpieza), solicitando la instalación de contenedores DE SEPARACIÓN DE RESIDUOS en sus instalaciones por parte de gestor autorizado.

El motivo de la solicitud es que los gestores privados de residuos se llevan los mismos en un contenedor de fracción resto, para su posterior valorización en la planta que proceda, pero Tierra Rapaz, como parque de la naturaleza donde la educación ocupa un lugar prioritario de la actividad del mismo, quiere ser un ejemplo en el reciclaje, quiere educar en la conservación del medioambiente y para ello necesita contar con contenedores de reciclaje, de separación de residuos, de manera que los escolares o visitantes puedan depositar sus residuos dentro del parque en contenedores separados, aprendiendo en cuál debe ir cada tipo de residuo, ya que es algo que demandan los propios visitantes.

Para ello, el parque quiso promover un acuerdo con Ecoembes o con el Consorcio de Aguas, para colocar contenedores de colores para diferentes residuos en el interior del parque, y fue entonces cuando fue informado de que para que pudiera accederse a esta pretensión, debería contar en el exterior del parque con contenedores de separación de residuos, de forma que los residuos separados por los visitantes del parque fueran posteriormente vertidos en los contenedores correspondientes de separación de residuos (para papel, plástico, vidrio, cartón, pilas,….), no valiendo los contenedores verdes comunes que instalan los gestores privados de residuos.

Así, el parque fue informado tanto por Ecoembes como por el Consorcio de Aguas de que necesitaba que la solicitud de esos contenedores de separación de residuos la tramitara el Ayuntamiento, motivo por el cual Tierra Rapaz realizó la solicitud antes mencionada que la Alcaldía ha querido interpretar como un ataque, que ellos definen como “cruzada” y que ha dado lugar a esta polémica de la que Tierra Rapaz nunca quiso formar parte.

Cabe resaltar que el parque Tierra Rapaz siempre destacó que estaba dispuesto a asumir el coste que la gestión o instalación de estos contenedores de reciclaje pudiera ocasionar, no tratando de eludir responsabilidades en ningún momento, postura que el parque sigue manteniendo, a pesar de que en reunión con el Consorcio de Aguas se le informó de que ese coste era cero. La instalación de esos contenedores no supondría ningún coste al consistorio. Todo ello se ha explicado en reiteradas ocasiones tanto en rueda de prensa como en vídeo aclaratorio del parque.

No se obtuvo ninguna respuesta por parte del Consistorio a la solicitud presentada, por lo que casi dos meses después, el 28 de octubre, el representante municipal de Izquierda Unida presentó ante el pleno del Ayuntamiento una moción en la que se proponía la adopción de acuerdo sobre dos puntos: 1) Reconocer la labor científica y de divulgación que realiza el parque Tierra Rapaz en nuestra Ciudad, así como la importancia del mismo como aportación a la riqueza tanto de nuestra Ciudad como de los sectores hoteleros, restauración, comercial, etc., dando a conocer Calahorra tanto a nivel nacional como Internacional. 2) Y que se tramitara la solicitud de los contenedores de separación de residuos.

Los responsables de Tierra Rapaz, Luis Lezana Amo y María Pilar Ríos acudieron como oyentes a ese pleno. En el mismo, todos los grupos políticos votaron a favor de la tramitación de la solicitud para los contenedores de reciclaje, excepto el grupo del actual equipo de gobierno, por lo que la moción quedó aprobada por mayoría. Sin embargo, la alcaldesa comunicó que no iba a acatar la decisión del pleno. El equipo de gobierno expresó en el pleno que no iba a valorar ni reconocer ninguna calidad ni riqueza aportada a Calahorra por el parque Tierra Rapaz ya que no les constaba que el parque hiciera ningún tipo de investigación ni que hubiera obtenido por ello ningún premio. Llegado este punto, se comenzó a repartir el currículum investigador del parque y los currículos personales de los responsables de Tierra Rapaz, pero la Alcaldesa prohibió tajantemente el reparto de dichos currículos e incluso mandó que los que ya estaban repartidos les fueran retirados a los concejales para que nadie pudiera leerlos. Por lo que el parque concluye que el problema no es que no les conste sino que no les quiere constar.

Lo que el parque Tierra Rapaz está pidiendo no es ilegal (como se ha dicho por parte de la Alcaldía), ni supone ningún trato de favor como más adelante explicaremos. Tierra Rapaz recibió el día 11 de noviembre de 2019 una comunicación del Ayuntamiento, como respuesta definitiva a su solicitud, en donde se decía “Le informamos de que no existe inconveniente para la solicitud planteada dado que no es perceptiva ninguna licencia municipal ni existe tasa aplicable para la instalación de contenedores de separación de residuos en su centro a través de su gestor autorizado”.

Desde Tierra Rapaz queremos hacer constar nuestra sorpresa ante tal respuesta ya que no responde a la solicitud planteada y además es totalmente confusa. ¡Nos responden que no tienen inconveniente en que nos pongamos nosotros los contenedores de separación con nuestro gestor!. En primer lugar, el Ayuntamiento no tiene competencias para encontrar o no 3 inconveniente en que nuestro gestor autorizado pusiera contenedores de residuos. El problema que motivó nuestra solicitud es que no podemos hacerlo a través de un gestor privado, como se ha explicado en numerosas ocasiones y lo que se pide es un mero trámite administrativo por parte del Ayuntamiento, que ya sabemos que no conlleva ninguna licencia municipal (y por ello tampoco se ha pedido).

En la nota de prensa de la Alcaldía se dice que el Ayuntamiento de Calahorra sólo tiene competencia para la recogida de basura domiciliaria dentro del caso urbano. A ello el parque Tierra Rapaz responde que NO ES CIERTO: la ley permite que el servicio pueda ser extendido fuera del casco urbano. Así, el artículo 16.5 de la Ordenanza reguladora de la limpieza de la vía pública y gestión municipal de los residuos urbanos de Calahorra dice: “Cuando las condiciones del servicio lo permitan, podrá el Ayuntamiento, de oficio o a instancia de parte, extender el servicio a los supuestos previstos en el número anterior (productores o poseedores de residuos urbanos que se generen fuera del suelo urbano no industrial)”.

Por otra parte, el artículo 1.6 del Plan Director de Residuos de La Rioja dice que: Corresponde a las entidades locales, “como servicio obligatorio, la recogida, transporte y tratamiento de los residuos domésticos generados en los hogares, comercios y servicios, de acuerdo con sus ordenanzas municipales”. Tierra Rapaz, a pesar de ser un parque privado es un Servicio y recibe numerosa afluencia de público.

La nota de prensa afirma que “Esto supondría asumir una competencia impropia y un trato de favor difícil de justificar ante otras empresas de la ciudad”, añadiendo más adelante “El tiempo de los tratos de favor ha terminado”. Tierra Rapaz quiere manifestar su total sorpresa e indignación ante esta afirmación. El parque jamás ha recibido ningún trato de favor desde su constitución. En siguientes párrafos el equipo de Alcaldía recrimina al parque el hecho de que hace cuatro años el Ayuntamiento (entonces gobernado por otro equipo) asfaltara el camino de acceso a sus instalaciones, remarcando que “No hay muchas empresas en esta ciudad que puedan decir lo mismo”. Ante ello, el parque quiere responder que esto no constituye en modo alguno un trato de favor; se trata simplemente de algo lógico teniendo en cuenta que se obtuvo una licencia para un parque que recibe a miles de visitantes, muchos de ellos escolares que debían utilizar ese camino con sus autobuses, por lo que encuentra más que justificado en base a la seguridad que ello requiere; del mismo modo que se han asfaltado otros caminos rurales sin que ello supusiera en su día un motivo de queja por parte del actual equipo de gobierno. Por otra parte, si el problema es el supuesto trato de favor en el que la alcaldía dice que incurrirían, bastaría con tramitar esa solicitud para las empresas en suelo rústico que tengan esa necesidad, siempre y cuando esté de acuerdo el Consorcio de aguas.

La nota de prensa de la Alcaldía nos informa de las diversas vías a través de las cuales podríamos reciclar los residuos de envases. En primer lugar debemos aclarar que la cuestión que se plantea no es el simple reciclado de los envases, sino de una variedad de residuos para la que se piden contenedores de separación. Además, y respecto de las tres vías para lograr nuestra finalidad a las que se refiere la Nota Informativa, debemos precisar lo siguiente:

“A través de un gestor autorizado de residuos”. Como ya hemos explicado, lo que queremos hacer no es posible de esta manera, y lo que pedimos es que se facilite que sea El Consorcio de Aguas ese gestor. 4 – “Trasladando directamente los envases al Ecoparque, previa autorización del mismo”. Es ilógico que se nos pida que nos erijamos en empresa de gestión de residuos y nos dediquemos a llevar nuestros contenedores al Ecoparque. Si todas las empresas tuvieran que hacer lo mismo no se podría trabajar en lo que a cada uno le compete. – “Con la instalación de un contenedor de Ecoembes de manera gratuita, siempre y cuando se cumplan las condiciones de volumen de envases y posibilidad de reciclaje de los mismos que hagan medioambientalmente sostenible este sistema” ¡Estupendo!, es justo lo que pedimos (aunque no sólo para envases), sólo que para ello necesitamos, que sea el Ayuntamiento quien tramite esa Solicitud. Eso es exactamente lo que el parque está reclamando y se le niega.

Otro de los párrafos de la Nota Informativa dice que: “Así mismo, hay que trasladar a la opinión pública que la problemática de esta empresa con la gestión de sus residuos viene de lejos. En el propio Ayuntamiento hemos recibido quejas por escrito de usuarios sobre la utilización de plásticos de un solo uso para servir comidas en las instalaciones”. Tierra Rapaz quiere manifestar su absoluto asombro ante esta afirmación. Tales pretendidas quejas nunca nos han sido trasladadas por parte del Ayuntamiento. En cualquier caso, nos cuesta mucho creer que se hayan recibido ante el consistorio quejas de ciudadanos y no se hayan hecho en las hojas de reclamaciones del parque. Por ello, con el derecho que nos asiste, el parque solicitará mediante instancia al Ayuntamiento que se nos trasladen dichas supuestas quejas con la fecha de las mismas. Además, Tierra Rapaz no entiende por qué el Ayuntamiento decide trasladar a la opinión pública dichas quejas si no es con el objetivo de manchar el nombre del parque, ya que el hecho de que se hubieran recibido quejas nada tiene que ver con la solicitud que nos atañe.

Por otro lado, el parque cuenta en sus envases con una gran parte de materiales compostables, no siendo por el momento posible alcanzar el 100% de los mismos y es por ello que aún se hace más patente la necesidad de reciclar esos plásticos de un solo uso, que es lo que el parque pretende desde el principio. Así que el Ayuntamiento debería haber oído las supuestas quejas ciudadanas y haber facilitado al parque la tramitación administrativa para que puedan separarse y reciclarse correctamente esos plásticos. Cabe destacar aquí que el parque se caracteriza por que sus visitantes, especialmente los escolares, pueden traer su comida y almuerzo de casa, con lo que además nos encontramos con plásticos de un solo uso que pueden ser traídos por los visitantes y a los que hay que darles una salida.

Tierra Rapaz quiere dejar patente que en ningún caso fue su intención emprender ninguna “cruzada” como afirma la Alcaldía, ni la moción se propuso al Pleno con intenciones políticas, como se ha dicho. Tierra Rapaz es y será siempre un parque apolítico, dedicado única y exclusivamente a sus animales y sus visitantes. ¿Qué necesidad puede tener el parque de “Engañar a la opinión pública” como afirma la alcaldía?. Lo cierto es que si la moción resultó aprobada por la mayoría municipal fue porque los diferentes partidos políticos de la ciudad (a excepción del que sostiene al actual equipo de gobierno), entendieron, con independencia de sus diferentes convicciones políticas, que era algo positivo y que el parque Tierra Rapaz es muy importante para el municipio, siendo el mayor referente turístico de Calahorra, con los beneficios para la ciudad que ello conlleva. ¿Cómo puede afirmarse que es un ataque político el hecho de trasladar una necesidad al pleno? Con ese criterio, el resto de solicitudes ciudadanas también lo serían. ¿Constituye un ataque político que, por ejemplo, los vecinos del casco antiguo quisieran que se retire una farola que molesta al tránsito?. Tierra Rapaz, tanto en el acto de inauguración del parque como el día del homenaje a Félix Rodríguez de la Fuente, invitó con un saluda a TODAS las fuerzas políticas de la ciudad, precisamente por no haber querido significarse en ningún sentido político, y en ambas ocasiones, fue únicamente el partido del actual equipo de gobierno el que decidió no acudir.

La nota informativa de la Alcaldía, además, dice: “También nos consta que la propia empresa ha sido expedientada en varias ocasiones, e incluso sancionada en firme por la Comunidad Autónoma por una inadecuada gestión de sus residuos provenientes de sus instalaciones (Vertidos ilegales)”.

Ante tal afirmación, Tierra Rapaz no va a ahondar demasiado en el contenido de los expedientes de dichas denuncias, ya que esto podría suscitar una polémica mayor que la del tema de los contenedores que el parque quiere evitar. Los que nos conocen saben cuál es la verdad, pero dada la insistencia de la Alcaldía en tratar de dañar la imagen de Tierra Rapaz trayendo a colación públicamente una sanción impuesta a la empresa que gestiona el parque, que nada tiene que ver con la solicitud relativa a los contenedores, no nos queda más remedio que aclarar que los “varios” expedientes sancionadores por “vertidos ilegales” a los que se refiere la Alcaldía son dos:

El primero de ellos tuvo origen en la denuncia formulada el día 9 de abril de 2016 por D. Jesús María García, actual Presidente del Parlamento de La Rioja y hasta hace muy poco concejal del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Calahorra y en aquel entonces guarda forestal y miembro de la oposición del Ayuntamiento de Calahorra. El entonces guarda, se presentó en Tierra Rapaz, un día de apertura del mismo con público en su interior, para realizar su denuncia. En dicha denuncia afirmaba que encontró en un paraje del Ebro a varios kilómetros del parque una saca de basura en la que dijo hallar un resto de una etiqueta de algún envío con el nombre de Luis Lezana y Tierra Rapaz, restos de césped artificial y restos de pluma que afirmaba eran de rapaces. La empresa que gestiona el parque se defendió oportunamente e incluso llevó el asunto a los tribunales, pero el juez no aceptó el requerimiento de Tierra Rapaz al entender que la palabra de este guarda prevalece al ser autoridad imponiendo a la empresa una sanción de 500 euros. Esta misma persona denunciante formaba parte del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Calahorra cuando fue trasladada la solicitud de los contenedores por parte de Tierra Rapaz al consistorio.

El segundo de ellos se incoó en mitad del proceso judicial antes mencionado, en virtud de denuncia formulada por un guarda forestal compañero del anteriormente citado, que dijo haber encontrado en otro paraje del Ebro un resto de una factura de la empresa que gestiona el parque. Los hechos descritos en esa denuncia fueron contradichos por el Parque (ya que la pretendida factura resultó ser un albarán entre otra empresa y la empresa denunciada, en el que figuraban los datos de ambas empresas y sin embargo el guarda decidió denunciar exclusivamente a la empresa que gestiona Tierra Rapaz y no a la otra), por lo que el expediente fue archivado sin imposición de sanción alguna a nuestra empresa.

Estos son los dos “Vertidos ilegales” a los que se refiere la nota de prensa de la alcaldía. No queremos profundizar más en el tema. Opinamos que los hechos hablan por sí mismos.

Queremos concluir diciendo a todos los calagurritanos que, pese a este grado de sufrimiento al que nos han sometido de manera injustificada estas personas, a los años que hemos tenido que emplear en defendernos de una persecución indigna, nosotros no sólo trabajaremos con la misma ilusión y pasión con que lo hemos hecho estos últimos años y que nos ha llevado a alcanzar un gran prestigio a nivel internacional, sino a trabajar todavía más duro, porque estas piedras en el camino estimulan con más fuerza si cabe nuestra labor de biólogos docentes y trabajadores de a pie. Aunque el actual equipo de gobierno municipal no quiera reconocer el prestigio de nuestro parque, no nos hace falta, pues el mayor reconocimiento que tenemos es el de los propios ciudadanos que bajan al parque y que pasan junto a su familia momentos felices e inolvidables. Quisimos poner el parque en Calahorra porque amamos esta ciudad y a sus gentes, y lo hacemos de corazón invirtiendo todo nuestro esfuerzo y nuestros ahorros en que Calahorra tenga el parque que se merece, un parque del que pronosticamos podría superar en pocos años la cifra de 100.000 visitantes, si nos dejan trabajar y nos evitan las numerosas trabas que estamos teniendo, con la enorme repercusión que en cifras económicas pudiera representar este hecho para todos los calagurritanos.

Todo el equipo de Tierra Rapaz, desde el que cambia los adoquines, macetas y baldosas del parque, pasando por los del bar o los que están en prácticas de empresa o los cuidadores de aves o los investigadores biólogos, todos estos trabajadores natos, viven con pasión su trabajo y profesión, a la que aman con honestidad. No necesitan para nada entrar en polémicas de índole política. Simplemente les hemos rogado una acción meramente burocrática que nos posibilite ser más respetuosos por el medioambiente y que nos han denegado.

De hecho, queremos dejar bien claro en estas líneas que a pesar de todo lo acontecido y para no dejar ni a un solo calagurritano con un atisbo de incertidumbre sobre nuestras intenciones, y eso incluye al propio equipo de gobierno actual, a pesar de esa ausencia de reconocimiento declarada hacia nuestro parque tan injusta, nuestra voluntad de reunirnos de nuevo en el momento que quieran y aclarar todo este asunto con serenidad, e intentar que llegue a buen puerto este tema, siendo nosotros perfectamente capaces de no tener en cuenta, todo lo acontecido previamente.