Efectivos de la Guardia Civil en La Rioja pertenecientes al Puesto de Arnedo, han procedido al precinto del vehículo de un octogenario que carecía de permiso de conducir por perdida de condiciones psicofísicas.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 13:00 horas del sábado, tras la alerta emitida por numerosos ciudadanos de Arnedo, que informaban de la presencia en el casco urbano de la localidad de un turismo marca Opel que circulaba de manera errática -movimientos oscilantes de zig-zag-, con el consiguiente peligro para peatones y restos de usuarios de la vía.

Tras las alertas Unidades del Servicio de Seguridad Ciudadana establecieron el cierre de vías de comunicación en la ciudad de Arnedo, lo que permitió localizar el turismo y comprobar como su conductor circulaba en zig-zag, haciendo caso omiso a las señales acústicas y luminosas de alto, obligando a los agentes a rebasarlo para interceptarle y obligarle a detener la marcha.

Durante el proceso de identificación el conductor de 80 años, de nacionalidad española y residente en una localidad riojana, manifestó que “no se había dado cuenta de las señales de alto”, informándole los agentes que no podía conducir el vehículo dado que había perdido la vigencia de su permiso de conducción por “perdida de aptitudes psicofisicas”, con resolución firme en el mes de abril del presente año.

Por ello, se procedió al precinto del vehículo para evitar hechos como el acaecido el pasado día 19 en Ponferrada (León), en el que un conductor de 85 años         que iba en dirección contraria se llevó por delante a las personas que estaban en la terraza de un bar, causando la muerte de una mujer de 61 años y heridas de diferente consideración a otras tres mujeres y dos varones.

Seguidamente el conductor fue traslado a dependencias oficiales de la Guardia Civil en Arnedo, donde fue oído en declaración en calidad de investigado por un presunto delito contra la Seguridad Vial.

Artículo 384 del código penal

El que condujere un vehículo de motor o ciclomotor tras haber sido privado cautelar o definitivamente del permiso o licencia, será castigado con la pena de prisión de 3 a 6 meses o con la de multa de 12 a 24 meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. Las actuaciones han sido puestas a disposición de la autoridad judicial.