El Club Deportivo Calahorra consiguió ayer una importantísima victoria en el campo de La Planilla ante el Oviedo B por 1-0 en un partido en el que la intensidad y la ambición de los rojillos sobre el terreno de juego hicieron posible el triunfo después de ocho jornadas sin conocer la victoria, empujados por una afición volcada con el equipo de Miguel Sola.

 

Con un nuevo esquema táctico y sabiendo lo que se jugaba en este encuentro frente al Oviedo B, el C.D.Calahorra fue completo dominador del partido superando a su rival desde el pitido inicial, con una primera parte especialmente intensa en la que tan sólo el desacierto del trío arbitral, anulando hasta tres goles a los rojillos, dos de ellos totalmente injustos, impidió a los locales irse al descanso con ventaja en el marcador.

Tras el descanso fue el conjunto asturiano el que quiso tomar el mando del partido pero el gol de Samuel Obeng en el minuto 59 volvió a activar al C.D.Calahorra, dentro del terreno de juego con una actitud increíble de los jugadores, como en la grada de La Planilla que volvió a vibrar como en los mejores partidos de los rojillos empujando al equipo para mantener su mínima ventaja y terminar sumando tres valiosos puntos al casillero del equipo de Miguel Sola que ofreció su mejor versión, ese equipo que tanto nos ha ilusionado y que con carácter, lucha y entrega tiene mucho ganado como se demostró durante el partido de ayer frente al Oviedo B.

El próximo domingo, derbi de rivalidad regional en el campo de Las Gaunas frente a la Unión Deportiva Logroñés que lleva una racha muy positiva estando en los primeros puestos de la clasificación, pero el Calahorra, que ya les ganó en el partido de la primera vuelta, seguro que tendrá sus opciones si mantiene la imagen de ayer.